Monterrey

Jorge O. Moreno: Disminuye pobreza y aumentan carencias

¿Qué sabemos y qué entendemos?

México, sin crecimiento económico ni aumentos significativos en su productividad de factores, con una inflación muy por encima de los objetivos del Banco de México y que solo en meses recientes ha comenzado a ceder, programas sociales sin diseño, monitoreo, ni evaluación, con tasas de interés mucho más elevadas a las históricas, transitando la peor crisis mundial reciente por motivo la pandemia por Covid-19, y desapareciendo instituciones que se consideraban pilares del desarrollo social como Prospera y Seguro Popular, ha reportado una reducción en su pobreza. ¿Qué podemos entender, partiendo de la premisa fundamental de que “correlación” no es “causalidad”, y que todo lo primero no es causa de origen de lo segundo?

Primero, pongamos un poco de contexto a qué nos referimos, y posteriormente reflexionemos un poco al respecto sobre lo que significa en materia de evaluación de la eficiencia de la política pública.

De acuerdo con el reporte de las Estimaciones de la Medición De Pobreza 2022 realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), México redujo en 8.9 millones su número de pobres a un total de 46.8 millones de personas, casi 16 por ciento menos que las 55.7 millones de 2020. Recordemos que México había añadido 3.8 millones de pobres en 2020, por lo que el Coneval mostró también que la pobreza también disminuyó frente a la medición de 2018.

La medición del Coneval se basa en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (Enigh) del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), que reveló el mes pasado que los ingresos de los hogares mexicanos subieron un 11% de 2020 a 2022. Esta encuesta es una de las herramientas de análisis económico más importantes con las que contamos para tratar de entender y dar sentido a los indicadores de desarrollo social del país.

Continuando con el análisis de Coneval, el porcentaje de población en situación de pobreza bajó a 36.3% en 2022 frente a la proporción de 43.9% de 2020, un descenso de 7.6 puntos porcentuales considerando que nuestro país tiene cerca de 126 millones de habitantes. Además, 1.7 millones de personas salieron de la pobreza extrema para representar actualmente un total de 9.1 millones; esto es 7.1% de la población y un decremento de 1.4 puntos porcentuales frente a 2020, cuando había 10.8 millones de mexicanos en esta situación.

En este contexto, el Coneval reportó que la población con un ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos disminuyó en 10.8 millones de personas de 2020 a 2022, al alcanzar 56.1 millones de mexicanos, el 43.5 por ciento del total.

El Coneval también registró un decremento de 6.4 millones de personas con un ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos, que ahora suman 15.5 millones de personas, el 12.1 por ciento de la población total en el país.

En temas de género, tanto hombres como mujeres tuvieron decremento de pobreza, ya que ellos pasaron de una proporción de 43.4% a 35.6, mientras que ellas pasaron de 44.4% a un 36.9% actual.

Sin embargo, hemos de recordar que mientras que la medición de la línea de pobreza por ingresos se basa solo en el valor de la canasta alimentaria y no alimentaria, la medición general del Coneval (organismo responsable de tales indicadores) es multidimensional y contempla también el acceso a servicios sociales, alimentos y otros recursos no monetarios.

Por eso, no obstante a los avances en ateria de pobreza, también Coneval da cuenta las carencias sociales de los mexicanos se incrementaron. Según el organismo, entre 2018 y 2022 el porcentaje de la población con carencias sociales aumentó en al menos 3 por ciento, ello al pasar de 25 millones de personas a 32.1 millones, respectivamente.

Entre los cambios más significativos están la población que carece servicios de salud, ya que mientras que en 2018, cerca del 16.2por ciento de la población no contaba con este servicio, para 2022 la cifra se elevó hasta 39.1 por ciento de los mexicanos, es decir, actualmente 50.4 millones de personas no tienen acceso a la salud.

Asimismo, en el mismo periodo cerca de 1.6 millones de personas se sumaron a las filas de rezago educativo. Entre 2018 y 2022, la población con rezago educativo pasó de 19.0 a 19.4 por ciento, lo que equivale a 23.5 millones de personas en 2018 y 25.1 millones en 2022.

Coneval señala que entre los principales retos para combatir la pobreza en el país están el retoma el contexto económico y social en torno a la pandemia por el Covid-19, además de que es necesario mejorar la progresividad de las transferencias públicas y programas sociales asegurando la inclusión de las personas en situación de pobreza extrema, con especial atención a la población sin seguridad social y aquellos de menores ingresos.

Aún hay mucho por hacer en nuestro país, pero tal vez lo fundamental es recuperar la capacidad de crear condiciones de inclusión social en todos los niveles, y garantizar que las carencias en materia de educación y salud se reduzcan, garantizando capacidades genuinas en la generación de bienestar de cada hogar mexicano a partir de su capital humano.

COLUMNAS ANTERIORES

Reporta Alpek caída de 31% en ventas y 71% en flujo del IV-2023
Bajan 13% ventas y 19% flujo de Alfa en IV-2023

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.