Monterrey

Jorge O. Moreno: El ingreso de los hogares en México

¿Qué nos dice la ENIGH 2022?

En otras ocasiones he hecho mención a esta máxima de la ciencia: “Mide lo que se pueda medir; y lo que no, hazlo medible.” Bajo esta simple premisa atribuida a Galileo Galilei (1564-1642), matemático, físico y astrónomo, la ciencia (y en particular las ciencias sociales representadas por la economía) ha sido capaz de contrastar teorías a partir de la información disponible. En el caso particular de la ciencia económica, ésta ha sido capaz de diagnosticar, diseñar, implementar y evaluar el impacto de programas completos de política pública destinados incrementar el bienestar social de una comunidad en particular a partir de estudiar los incentivos en la toma de decisiones de los individuos y los hogares.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó su Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH 2022) el pasado día miércoles 26 de junio. Los resultados de este ejercicio son fundamentales ya que de éstos se derivan las métricas de pobreza y desigualdad del país, así como los patrones de gasto, ingreso y ahorro de los hogares mexicanos. En esta columna analizaremos algunos de dichos resultados, los cuales para el estado de Nuevo León, muestran una serie de focos de atención para la administración actual.

Según la ENIGH 2022, mostró que el ingreso corriente trimestral fue en promedio de 63,695 pesos, 11% más que en el 2020. Asi también, el mayor ingreso promedio trimestral por hogar se encontró en Baja California Sur y Ciudad de México, con 91 mil 417 pesos y 89 mil 310 pesos, respectivamente, desplazando a Nuevo León y Baja California de los primeros lugares. En comparación con la ENIGH 2020, en la cual el primer lugar correspondió a Nuevo León, con 83 mil 166 pesos y a Baja California, con 77 mil 339 pesos, en la encuesta mas reciente el ingreso de los hogares de Nuevo León fue de 86 mil 18 pesos, dos mil 852 pesos más que los reportados en el 2020. Sin embargo, este incremento no fue suficiente para defender su posición relativa al frente de los estados con mayor generacion de ingreso promedio.

Al respecto, este fenómeno que ya ha sido analizado en otras ocasiones en este espacio, puede atribuirse a que si bien el estado es uno de los principales generadores de empleo formal del país, y que relativamente es uno concentrado en una zona urbana, la realidad es que la crisis por COVID-19 así como la creación de empleos formales han estado principalmente concentrados en los estratos de salarios medios y bajos, lo que “mueve” la distribución y tendencia central del ingreso a los valores que observamos en la encuesta.

Otro dato interesante tiene que ver con las diferencias que existen entre los hogares que son dirigidos por hombres con respecto a mujeres. Las brechas de género, así como la desigualdad de ingresos entre deciles persisten, pese a que han disminuido con los años. En particular, los hogares donde los hombres son jefes de familia  continúan con ingresos superiores a los de las mujeres. En el 2022, ellos tuvieron un ingreso trimestral promedio de 29,285 pesos, mientras que el de las mujeres fue de 19,081 pesos. Si bien es arriesgado atribuir estas diferencias a discriminación, lo cierto es que las cargas laborales dentro y fuera del hogar, así como las opciones de trabajo a las que tienen acceso hombres y mujeres determinan fuertemente estas diferencias, y su estudio será materia de trabajo de esta columna en futuras entregas.

Continuando con la exposición de resultados, en el caso de los ingresos por hogares, la brecha entre el decil I y el X continúa elevada. Los hogares del primer decil tuvieron un ingreso promedio trimestral de 13,411 pesos, 18.3% más que hace dos años, lo que supuso el mayor incremento para un decil. En el otro extremo, los hogares más ricos de México, su ingreso promedio trimestral creció 7.8% para ser de 200,696 pesos. Como resultado, la brecha de desigualdad en el ingreso disminuyó, aunque en palabras de Graciela Márquez, presidenta del Inegi, sigue siendo elevada.

Finalmente, la cobertura de los programas sociales del gobierno también ha mostrado cambios importantes, aunque de manera regresiva. Siendo que ños programas sociales han sido fundamentales en el actual sexenio, la ENIGH 2022 revela que los hogares con mayores ingresos son los más beneficiados de dichas intervenciones. Según el Inegi, el 34% de los hogares en México recibieron apoyo de programas sociales en 2022, marcando un máximo histórico en dicho rubro. Sin embargo, el análisis del Instituto de Estudios sobre Desigualdad (Indesig) muestra que mientras el 49% de los hogares más pobres eran beneficiarios en 2016, en 2022, solo el 29% lo eran, lo que representa una caída del 20%. En contraste, el porcentaje de beneficiarios entre los hogares más ricos más que se triplicó, pasando del 6% en 2018 al 20% en 2022.

Como lo mencionamos en la entrega del ENIGH 2020, una reducción en la desigualdad, en un contexto de crisis y de ineficiencia en los programas de gobierno, debe ser estudiada con mayor detenimiento antes de lanzar campanas de victoria al aire.

Con esta herramienta, los académicos tendremos mucho trabajo por realizar, pues los estragos de la pandemia así como de los cambios en la orientación de la política social en materia de salud habrán de ser claves para entender la incidencia de dichos cambios sobre la otra mitad de la ecuación de ingreso de los hogares: sus patrones de gasto y ahorro.

Addendum:

La resesión quedó atrás para Estados Unidos. La amenaza de la inflación parece aun latente, y por tanto la FED sigue mostrándose “halcón” en sus objetivos de política monetaria.

COLUMNAS ANTERIORES

Reporta Alpek caída de 31% en ventas y 71% en flujo del IV-2023
Bajan 13% ventas y 19% flujo de Alfa en IV-2023

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.