Monterrey

Jesús Garza: Reshoring

El sector manufacturero en EUA ligó ya veintidos meses consecutivos de expansión con un promedio de crecimiento anual en 2022 de 3.8 por ciento.

El conflicto comercial entre los Estados Unidos (EUA) y China, y el confinamiento de la economía china durante la pandemia está provocando un reacomodo de las proveedurías manufactureras globales. En el caso de México el efecto se conoce como “nearshoring”, es decir, la reasignación de proveedurías cerca del cliente final (EUA). En el caso de EUA se conoce como “reshoring”, es decir, el reacomodo de las proveedurías dentro del país.

El sector manufacturero en EUA ligó ya veintidos meses consecutivos de expansión con un promedio de crecimiento anual en 2022 de 3.8 por ciento y una creación de empleos en ese año de 473 mil. De abril 2021 (fin de la pandemia) a enero de este año se han generado 771 mil empleos manufactureros. Adicionalmente, los sueldos y salarios del sector manufacturero en EUA han experimentado ajustes al alza importantes. El promedio de sueldos y salarios en 2022 fue de 4.3 por ciento anual. Solo en enero el incremento fue de 3.2 por ciento anual.

Los sectores industriales que están experimentando el reshoring son equipo de transporte, equipo de computación y electrónica, equipo médico y de maquinaria. General Motors, Toyota y empresas de semiconductores son algunas de las empresas que han decidido invertir en EUA. En 2021, EUA fue el país que recibió más inversión extranjera directa en el mundo con un monto de 506 mil millones de dólares, es decir, un 11.3 por ciento de crecimiento anual. Le siguieron los Países Bajos, China, Luxemburgo y el Reino Unido.

Esta recuperación de empleos contrasta con la pérdida de empleos manufactueros que se fueron de EUA durante la década de 2000 que superaron los 2.4 millones de empleos. Este proceso de offshoring provocó la migración de cientos de empresas a lugares como China o México. Durante esta década los salarios en China se elevaron entre 15 y 20 por ciento anual en promedio.

El proceso de reshoring comenzó en 2017 cuando las políticas económicas del entonces presidente Trump anunció varias medidas proteccionistas. El efecto recobró impulso durante la pandemia cuando se entorpecieron las proveedurías manufactureras globales por el confinamiento de la economía china. En el futuro se espera que esta tendencia continúe conforme se automaticen los procesos productivos y se dependa menos de mano de obra barata para ser competitivos. Otra ventaja importante es la infraestructura que ofrece EUA y la mano de obra calificada.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

COLUMNAS ANTERIORES

Pablo Pérez: El sistema financiero mexicano y su impacto en el sistema de pensiones
Jorge O. Moreno: El agua en Nuevo León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.