Monterrey

Irving González: Análisis financiero integral de un negocio

Las herramientas en el estado de situación financiera, estado de resultados, y razones financieras son la base para efectuar un comentario o interpretación de estos.

En esta edición, de la serie de artículos sobre el tema “análisis financiero” cuyo propósito es orientar al lector de una manera sencilla el aplicar esta herramienta a la información financiera que generan las empresas.

En la columna de hoy se repasan las herramientas comentadas en los artículos anteriores en el estado de situación financiera (ESF), estado de resultados (ER), y razones financieras que son la base para efectuar un comentario o interpretación de estos. Ya con estos elementos, se recomienda conectar los comentarios entre sí haciendo una narrativa clara y específica de lo que sucede en la empresa.

También, se recomienda que se comparen los resultados obtenidos con los de otra(s) empresa(s) del mismo giro o sector y cuya información pueda ser pública. Además, para un mejor marco económico financiero se tomen, como base las perspectivas macroeconómicas del país, región a donde se vende o compra y el aspecto global.

Una vez revisado en el artículo anterior la estructura del estado de resultado se hace un análisis integral del ESF para ello se revisa que partidas o rubros están listos para apoyar ese crecimiento que se buscará tener. Daremos algunos ejemplos:

Si revisamos los activos circulantes debemos de recordar que un crecimiento en ventas trae alineado un crecimiento en las cuentas por cobrar (CxC). Por ello, debemos de recordar que las CxC NO necesariamente deben crecer en esa proporción, se definen las políticas de crédito y a que clientes se les debe de otorgar. Se recomienda calificarlos y solo a los que realmente importan para la empresa hay que aumentar la línea de crédito o los días de espera para su cobranza. Alineado a esto en la misma proporción están las cuentas por pagar (CxP), se recomienda calificar a los proveedores y solo a los que realmente importan para la empresa hay que aumentar la línea de crédito y revisar las políticas de pago.

También, revisar en los inventarios el tipo de productos que se comprará en que volúmenes, tiempos de entregas, y además condiciones que vayan emparejadas a lo que el mercado podrá absorver a través de las ventas. Fijando las políticas de manejo del inventario, su movimiento diario, semanal o mensual, cuidar que el inventario no se quede rezagado ya que los vendedores no están motivados por el % de comisión que se les paga para su venta.

Otro aspecto por revisar es la capacidad instalada que se requerirá aumentar (si se justifica hacerlo) y como se comprará o rentará ese equipo. Hay diversas opciones (rentar, comprar, tercerizar, etc.) para la obtención de recursos se puede lograr a través de diversas maneras, como son obtener un préstamo (de una institución financiera o de un tercero), aportación de capital o entrar en sociedad con un fondo financiero. Habría que revisar las condiciones financieras de cada una de las alternativas antes mencionadas.

Por último, a través de este sexto artículo se ha propuesto al lector el uso práctico de llevar a cabo el análisis financiero de la empresa y con las recomendaciones que se han compartido al lector se comparte la experiencia del autor que en diversos servicios se han puesto con éxito en práctica y lograr un crecimiento racional en las empresas. Es recomendable que los empresarios invitan a un asesor a que haga el rol de consejero y valide los hallazgos encontrados y las acciones que se harán para que aproveche la experiencia de estos.

El autor es Socio de Rentabilidad en Elizondo Cantú, S.C.

Contacto: igonzalez@elizondocantu.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Emitirá Acueducto Cuchillo 2 deuda por hasta 6,600 mdp
Lissely Ancira: Inversión en infraestructura eléctrica y energías limpias

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.