Monterrey

José L. Águilar: ¿Cómo mejorar tu pensión con la Modalidad 40 ante el IMSS?

Lo que viví, leí y oí de Lo Laboral y Sindical.

En la actualidad el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con dos regímenes para obtener una pensión, La de 1973 (si empezaste a cotizar antes del primero de Julio de 1997) y la de 1997 (si empezaste a partir de esta fecha).

En el año 2016, entro en vigor por parte del IMMS lo que actualmente se conoce como La Modalidad 40, en sustitución al esquema Veces Salario Mínimo (VSM), dando la oportunidad a todos los trabajadores que cotizan dentro de la ley de 1973, esto es solo para personas que cotizaron antes del primero de Julio de 1997, de mejorar su nivel de ingresos por pensión al momento de su retiro de los centros de trabajo.

Para acceder a los beneficios de esta modalidad la edad mínima es de 55 años con el requisito que haber cotizado al menos 15 años en el instituto, estas personas deberán estar inactivas en empleos que requieran estar dados de alta y sin cotizar. Dichos trabajadores podrán acceder a su pensión al cumplir 60 años.

En el caso de tener 60 años cumplidos y buscar mejorar tu pensión, es importante aclarar que a mayor cantidad de semanas mayor es el beneficio, personas con cantidades menores a las mil semanas generalmente se sugiere no entrar a dicha modalidad.

Dentro de los requisitos para acceder a La Modalidad 40 es ser dado de baja del IMMS por parte de la última empresa donde laboraste. Es importante para el trabajador ver como cubrirá sus necesidades de salud durante el periodo vigente en dicho proceso.

-No tener empleos que necesiten alta ante el instituto, podrá laborar por honorarios.

-Haber cotizado al menos 52 semanas antes de su aplicación, sin que exceda a cinco años de su último registro ante el IMMS.

-En caso de aplicar después de los 60 años, el trabajador deberá pagar de manera retroactiva las mensualidades no cubiertas a partir ese momento hasta la fecha de su aplicación. El monto a pagar deberá ser igual o mayor al último sueldo percibido al momento de tu baja.

-Los pagos serán mensuales, en el momento que la persona desea jubilarse deberá dejar de cubrir las dos mensualidades siguientes e iniciar su proceso.

Deberá presentar identificación oficial (INE o pasaporte), acta de nacimiento, Comprobante de domicilio reciente (no mayor de dos meses), CURP y constancia del IMSS que indique el número de seguridad social

Es importante aclarar, cada trabajador es un caso diferente, no se podría estandarizar dada la diversidad de empleos, puestos y salarios que existen en el mercado laboral. Obviamente entre mayor sean las variables antes mencionadas, mayores beneficios obtendrán los trabajadores al acceder a este esquema.

Es importante para los que participamos en el mercado laboral informarse más sobre esta modalidad, lo cual, le permitirá al trabajador generar una reserva para enfrentar los gastos generados. Los empleadores pueden apoyar a sus colaboradores estando bien informados, esto permite extender la estancia de un buen elemento en la empresa durante ese periodo.

Dentro de las compañías que servimos como asesores se encuentran algunas que contratan a dichos elementos mediante diferentes esquemas, como el de honorarios. Lo anterior beneficia al trabajador haciendo menos pesada la carga y la empresa logra prolongar la estancia de elementos muy necesarios dentro de la misma.

La Modalidad 40 permite mejorar la etapa de retiro de los trabajadores, la carga financiera extra que genera dicho esquema se ve compensada al recibir una pensión más digna, todo su beneficio se verá reflejado en el tiempo.

Al momento de la jubilación el elemento recibirá, los rubros con los que cuente en su afore, Infonavit. Recibirá el fruto de toda una vida de trabajo y podrá dedicarse a disfrutar de su familia.


COLUMNAS ANTERIORES

Raúl Montalvo: Impulsando y transformando un presente y un futuro potenciado en la era digital
Víctor Romero: Tecnología, promesa en las campañas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.