Monterrey

Martha Corrales: El perfil emprendedor, su formación, entorno y motivaciones

Estudios en ecosistemas exitosos han encontrado que el emprendedor es un individuo que cuenta con cualidades en cinco dominios

El emprendimiento es un factor central en el desarrollo regional y nacional, que pone de relieve la relevancia de conocer el perfil del emprendedor, desde una perspectiva holística y con un conjunto de competencias que se prueban desde acciones como su trayectoria individual o dentro de una organización. Por otro lado, requiere de la interconexión y esfuerzo coordinado de diferentes instituciones y organizaciones que en su conjunto, conforman el ecosistema emprendedor, y que han florecido en ciudades como Silicon Valley, Austin, Tel Aviv, Berlín, Shanghai, Bangalore, entre otras.

Estudios en ecosistemas exitosos han encontrado que el emprendedor es un individuo que cuenta con cualidades en cinco dominios: (1) su carácter personal, resiliencia y liderazgo como agente de cambio; (2) su vocación y pasión por identificar y resolver problemas mediante soluciones innovadoras y, sobre todo, capaz de su ejecución; (3) su capacidad para manejar la incertidumbre, aceptar el riesgo y aprender de los intentos; (4) su espíritu empresarial y pragmático, sustentado en el método científico y conocimiento profundo del mercado; y (5) su capacidad para establecer y conectar redes de apoyo y colaboración.

Siendo los mexicanos reconocidos por su creatividad e inventiva ¿Por qué fracasan los emprendedores cuando tienen dificultades para mantener a flote a la empresa después de dos años? ¿A qué obstáculos y retos se enfrentan que dificultan su ciclo de vida? ¿Tienen que ver: (1) la falta de alineación entre idea, problema y solución; (2) la dificultad de acceso a capital emprendedor; (3) la falta de profesionalización del emprendedor en temas de gestión administrativa, financiera y gobernanza en la rendición de cuentas; (4) la mala elección de socios o la ausencia de equipo con valores afines y con capacidades complementarias; (5) la ausencia de una estructura legal y jurídica para la constitución de la empresa, el registro de propiedad intelectual, marcas, o contratos; (6) la falla en dimensionar el mercado, y alinearlo con la tecnología; y/o (7) las áreas de oportunidad en temas de políticas públicas y programas gubernamentales?.

No hay duda de que el desarrollo y progreso de las regiones se construye desde el conocimiento y el esfuerzo colectivo, con un ecosistema conectado. El motor de este ecosistema es el emprendedor, y sus percepciones suelen detonar sus comportamientos, sus aspiraciones y sus decisiones.

Los emprendedores contribuyen con más del 70% de los empleos y cerca del 40% al PIB nacional, conectarlos con el ecosistema es esencial el desarrollo de México.

¿Cómo formar emprendedores y fomentar la cultura emprendedora? La formación es esencial para entender los mercados y tendencias, la creación y gestión de las empresas e instituciones, así como los cambios en la sociedad.

¿Qué motiva a un emprendedor a crear su empresa? Las motivaciones para emprender son muy diversas y evolucionan con el tiempo. Dos motivaciones principales para emprender se han identificado. Por un lado, investigaciones previas diferenciaban entre el emprendimiento por necesidad y el emprendimiento por oportunidad. Estos hallazgos se han ampliado, resaltando otras motivaciones: marcar una diferencia en el mundo; crear riqueza; continuar con una tradición familiar; y la necesidad de autoemplearse por falta de trabajo.

Un aspecto que ha hecho factible y viable la creación de nuevas empresas es la incorporación de tecnología, lo que ha democratizado el emprendimiento, y permitido también su escalamiento nacional e internacional.

Contar con una radiografía de la actividad emprendedora de nuestro país es de suma importancia para ser conscientes de la situación en la que estamos y que con ello las distintas instituciones que conforman el Ecosistema Emprendedor puedan definir estrategias, políticas y acciones con una mayor probabilidad de éxito. Planificar hoy con este conocimiento es de suma importancia social, ya que una gran parte de nuestra recuperación se sustenta en la capacidad emprendedora de nuestras personas y comunidades.

Una actividad emprendedora productiva y de impacto debería generar crecimiento económico y bienestar social. Para ello, resulta necesario contar con un conjunto de nuevas empresas que innoven, creen empleo y crucen fronteras para crear valor.

La actividad emprendedora de un país es un claro reflejo de las percepciones y cultura que tiene la población. Algunas percepciones favorecen el comportamiento emprendedor, como la percepción sobre la existencia de buenas oportunidades de negocio, poseer el conocimiento y las habilidades necesarias para emprender o el conocimiento de otros emprendedores y redes de apoyo para detonar emprendimientos con mayores probabilidades de éxito.

Martha Corrales Estrada

La Dra. Martha Corrales Estrada es investigadora del Sistema Nacional de Investigadores y Profesora Emérita de Innovación Empresarial y Emprendimiento en EGADE Business School.

COLUMNAS ANTERIORES

Mónica Lenz: Burnout, la enfermedad silente de la pandemia
Fernando Reyes: ¿Olvidaste presentar tu declaración y te pusieron una multa? ¡Solicita su condonación!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.