Monterrey

José Luis Aguilar: ¿El trabajo al día sin Planificación?

Lo que viví, leí y oí de Lo Laboral y Sindical

A través del tiempo que llevo inmerso en el sector laboral, he observado la poca o nula preparación que las personas dedican a la planificación de su día de trabajo. Sucede que los empleados llegan a sus áreas de trabajo sin haber realizado una pequeña pausa en su labor cotidiana para analizar cómo organizar sus actividades del día, esto es muy común. Porque sucede?

Si pensamos en un obrero, nos damos cuenta como automatiza su mentalidad a la maquinaria que opera sin haber realizado esa pequeña pausa, empieza su jornada pensando en la hora que terminara la primera etapa del día para tomar sus alimentos, posteriormente en forma automática desarrolla la siguiente parte de su jornada ansiando su terminación para salir a realizar sus actividades personales. Qué pasaría si este obrero, tomara una pequeña pausa previa a sus actividades, agradeciendo un día más en su empleo, analizar cómo mejorar día con día, interactuar con los compañeros de área intercambiando experiencias buscando mejorar la productividad y calidad personal y de grupo.

Las empresas deberían fomentar estos lapsos, previo a las jornadas, así como entender que la interacción de sus empleados fuera de horas laborales, con el tiempo aumentara la productividad, además de hacer menos pesadas las jornadas de trabajo. Compañías que han incluido estos temas en sus capacitaciones permanentes, además de hacer que sus colaboradores entiendan la importancia de la familia, generan ambientes proclives a evitar retrasos en sus jornadas laborales.

Las compañías que han logrado conjugar la responsabilidad laboral con el gusto de asistir a su centro de trabajo, han visto grandes mejoras en su ambiente laboral dando como resultado incrementos en productividad, innovación etcétera.

Ambientes sanos de trabajo no se logran sin incluir a la familia de los colaboradores, la empresa debe entender, cuál es el pilar que sostiene al trabajador. La mayoría de nosotros buscamos el sustento para nuestras familias. Compartir los beneficios de nuestro trabajo reflejado en un crecimiento en la calidad de vida del hogar y sus miembros, llevara al apoyo del núcleo familiar para que el trabajador permanezca en ese centro de trabajo.

Siempre he resaltado la importancia de “Los Mandos Medios” en las empresas, son los encargados de coordinar los centros de trabajo. Dichos elementos de acuerdo a mi experiencia tienen la capacidad de generar o bloquear el buen funcionamiento de la empresa. Gran parte de los conflictos laborales que me ha tocado resolver, se gestan en estas áreas. En estos lugares se deben tener personas capaces, que llegan a los puestos por su eficiencia en el trabajo, sin olvidar la capacidad de interactuar hacia arriba y hacia abajo de la escala laboral. Desafortunadamente en muchos de los casos obtienen su puesto por recomendación, buscando resultados a base de represión olvidando la importancia de la motivación, entendiendo que ellos tienen doble presión, por la interacción con sus superiores y sus subalternos.

Dichos mandos deberán preocuparse por que cada uno de sus elementos tenga las herramientas de calidad necesarias en tiempo forma, que reciban de manera justa las remuneraciones generadas por su equipo de trabajo, pero sobre todo encargarse de incentivar y procurar un estado de ánimo positivo, hacer sentir a cada elemento su importancia dentro del centro de trabajo.

Un ejemplo de lo anterior es una empresa de Nuevo León, la cual, nos ha permitido durante un periodo largo apoyarlos en las labores sindicales. Durante un tiempo recibíamos comentarios de algunas inconformidades por parte de la base trabajadora que involucraba a la mayoría de los supervisores, solo de un elemento no teníamos comentarios, casualmente dicho supervisor se tomaba un tiempo antes de empezar la jornada para comentar las incidencias del día anterior y planear su jornada, pero no solo eso, los sábados se reunía con su equipo de trabajo al final del día laboral para convivir sanamente con su equipo…

COLUMNAS ANTERIORES

Mónica Lenz: Burnout, la enfermedad silente de la pandemia
Fernando Reyes: ¿Olvidaste presentar tu declaración y te pusieron una multa? ¡Solicita su condonación!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.