Monterrey

Jorge O. Moreno: El sector salud en zonas rurales - entendiendo el problema

¿Por qué los médicos especialistas mexicanos, titulados, no quieren irse a operar zonas rurales?

¿Cuántas personas habitan las zonas rurales de México? ¿Cuántas zonas están detectadas en los informes más recientes de CONAPO o del reciente Censo del INEGI? ¿Cuántas de estas zonas no cuentan con servicios médicos básicos? ¿Cuántas de dichas zonas tienen infraestructura hospitalaria básica para poder brindar su servicio de manera íntegra? ¿Cómo afectó a esas zonas la desaparición de Seguro Popular?

¿Cuáles especialidades son requeridas como prioridad en las zonas rurales identificadas? ¿Cuántos especialistas se necesitan en dichas especialidades? ¿Cuáles zonas son prioritarias en ser atendidas a lo largo del país, cuales no lo són y porqué? ¿Cómo trabajarían esos especialistas en zonas rurales donde no tienen acceso a un hospital de alta especialidad con todos los complementos que requieren para su labor efectiva? ¿Cuánto costaría construir esos hospitales en esas zonas de poca densidad? ¿Es la construcción de un hospital una alternativa viable en medio de tantas otras necesidades de los hospitales que actualmente se encuentran saturados en las grandes urbes? ¿Qué alternativa hay a la construcción de hospitales de alta especialidad, o de hospitales generales de zona, si no hay recursos para infraestructura médica en la agenda política federal?

¿Porqué los médicos especialistas mexicanos, titulados, no quieren irse a operar zonas rurales? Si se abriera una lista de requerimientos de especialistas en zonas rurales, con libre acceso para ejercer ¿cuántos médicos mexicanos estarían dispuestos a unirse para tal causa? ¿Se garantizará que cuenten con los medios necesarios para sus labores? ¿Se puede con seguridad garantizar su integridad física en medio de tantos problemas de seguridad? ¿Se puede forzar legalmente a un especialista a ejercer en zonas rurales (¡por supuesto que no! Es solo una pregunta retórica).

¿Es la opción del presidente López de subcontratar médicos extranjeros la mejor para el problema original que se intenta solucionar (notemos que lo político asociado a ser cubanos es otro tema)? ¿Cómo esta contratación afecta a los médicos mexicanos especialistas? ¿Cómo afecta a los pasantes de médicos mexicanos? ¿No afectarían los incentivos a estudiar una carrera o especialidad en el país de realizarse tal política? ¿Cuántos futuros médicos mexicanos perderíamos ante tal situación? ¿De los médicos que ya están en formación, se cambiará el sistema de asignación en su servicio social para no afectarlos? ¿Qué sistema de asignación de médicos pasantes es la más eficiente para mejorar el sistema médico como un todo, incluyendo el problema detectado en las zonas rurales?

Estas son las preguntas que yo buscaría contestar y ordenar en un claro documento antes de implementar una política pública, porqué el hecho de que se tenga que “hacer algo” no implica que “haciento cualquier cosa” se solucionará el problema de fondo. ¿Realmente entendemos la complejidad del sector salud? ¿Cuál es ese gran problema a resolver? Pienso que “el problema” del sector salud en México está oculto en las respuestas a las preguntas anteriores, pero de entrada, no es sencillo de resolver, y requiere mucho trabajo, coordinación, y voluntad para enfrentarlo exitosamente. ¿Habrá voluntad política de todos los ámbitos involucrados, comenzando por el gobierno federal, para contestar todas las preguntas anteriores y darles solución?

El autor es Doctor en Economía por la Universidad de Chicago. Autor de diversos libros y artículos académicos. Ha recibido múltiples reconocimientos nacionales e internacionales por su trabajo académico y de investigación. Actualmente es Profesor-Investigador de la Facultad de Economía UANL.Web: www.jorgeomoreno.org.

COLUMNAS ANTERIORES

Reporta Alpek caída de 31% en ventas y 71% en flujo del IV-2023
Bajan 13% ventas y 19% flujo de Alfa en IV-2023

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.