Monterrey

Thomas Michael Hogg: Positivo neto

Una empresa sin enfoque sustentable se quedará definitivamente obsoleta en los siguientes años

La responsabilidad social y la filantropía son sumamente importantes, pero al mismo tiempo no serán suficientes para impulsar los cambios necesarios en el mundo. “Net positive” es una nueva forma de futuros modelos de negocios que devuelven más a la sociedad, el medio ambiente y la economía global de lo que sacan. Las organizaciones que adoptan un enfoque positivo neto logran crear valor circular y comparten la ambición de hacer crecer su marca, tener un desempeño financiero sólido y atraer a los talentos más brillantes.

El “Forum for the Future”, una de las ONGs más importantes a nivel mundial en temas de sustentabilidad, enfatiza que los negocios son un maratón, no una carrera de velocidad, a lo largo de nuevas rutas que aún están surgiendo. El destino para cada uno es el mismo: convertirse en organizaciones prósperas que brinden beneficios que se extiendan mucho más allá de los límites organizacionales tradicionales.

Las empresas y organizaciones “positivo neto” revertirán las acciones que han contribuido a la degradación ambiental, la reducción de la biodiversidad y la erosión social. Crearán impactos positivos en casi todo lo que tocan. Suena futurista e idealista por la complejidad, el costo y la inversión. Seguramente hay una parte idealista en esta visión, pero en una era de ESG surgirán soluciones y modelos de negocio con un alcance que se acerca a estos ideales. Me encantaría ver más disrupciones y una competitividad alrededor de la huella verde, de lo ecológico y circular donde lo económico tiene su razón de ser.

Larry Fink de BlackRock manifiesta en su carta anual a los CEOs que los próximos 1,000 unicornios serán empresas sustentables que hagan que la energía sea renovable y accesible para todos los consumidores. Hoy en día, muchas soluciones verdes aún son más caras, pero hay un capital disponible sin precedentes para invertir en estas nuevas ideas. La actual tendencia muestra que empresas “Cleantech” y “Climate Tech” han tenido las mejores valuaciones porque son empresas que prometen generar un futuro valor mucho más sustentable que las empresas tradicionales en la industria.

Fink enfatiza que una transformación de las industrias depende también de empresas líderes de la actualidad que pueden y deben ser mucho más disruptivas y con propósito. Un buen ejemplo es la nueva estrategia de adidas que puso los temas de sustentabilidad, credibilidad, lo digital, experiencia del cliente y su gente en el centro de su mapa estratégico.

Audi es otro muy buen ejemplo que recientemente definió su estrategia “Vorsprung 2030″, que significa “Ventaja 2030″. Markus Duesmann, el CEO de AUDI, dice que la sustentabilidad de ninguna manera se excluye para con la movilidad individual y que declara ser una marca con modelos completamente eléctricos lo más pronto posible.

En su estrategia para la actual década incluyen a su personal ofreciendo a sus empleados/as una formación de transformación profunda para asegurarse de que estén preparados para los cambios en sus roles, o incluso para asumir un cargo totalmente nuevo. Esto es particularmente relevante durante esta nueva época de digitalización y electromovilidad.

Viendo que Tesla Inc. registró utilidades récord en el cuarto trimestre y durante el año 2021, muestra que la firma de Elon Musk ya logró entrar en la zona de crecimiento rentable. Esto da esperanza sobre la viabilidad y rentabilidad de proyectos sustentables.

Lo que es esencial para los tomadores de decisión es tener una visión y misión bien definida con sustento en los factores clave del modelo de negocio.

Mi recomendación es buscar un crecimiento sostenible y rentable con propuestas de valor que sean relevantes para los clientes y con sentido de responsabilidad para con los/las empleados/as y el planeta. Una empresa sin enfoque sustentable se quedará definitivamente obsoleta en los siguientes años.

COLUMNAS ANTERIORES

Ratifican a Arca Continental calificación crediticia
Gabriel Heredia: Una visión sobre los resultados del REPSE desde septiembre del 2021 a la fecha

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.