Monterrey

Rosa Morales: La innovación en tiempos de pandemia - estrategia competitiva de las empresas y naciones

Las empresas pueden ser líderes en innovación o incluso seguidoras, no incorporar tecnología o adaptarse a los cambios tecnológicos puede significar la salida definitiva de un mercado

Según el reporte “Global Innovation Index 2021″, la innovación se ha revitalizado durante la pandemia en los países desarrollados, particularmente en las áreas de salud, farmacéutica, energías renovables, logística y diseño urbano. Sin embargo, las economías emergentes no han experimentado las mismas tendencias, ningún país de América Latina aparece entre los primeros 50 lugares del ranking que evalúa a un total de 134 países. De acuerdo a dicho reporte, en Latinoamérica, los países con mejor desempeño innovador son Chile (53), México (55) y Costa Rica (56).

Ahora bien, ¿por qué es importante la innovación y la disminución de la brecha innovadora entre países? La innovación es importante porque hace más dinámica la economía a través de los aumentos en la productividad y el impulso al crecimiento económico. La innovación puede mejorar el bienestar de la sociedad y de la humanidad misma, lo hemos visto con el rápido desarrollo de las vacunas en la pandemia. Inclusive, dependiendo de la dirección tecnológica de esta, puede disminuir la pobreza. Para las empresas, la innovación significa mayor competitividad, liderazgo y supervivencia en los mercados, aún más en tiempos de incertidumbre y riesgos como los que vivimos en la actualidad. Pero, ¿qué es la innovación? El Manual de Oslo define la innovación como nuevas y mejores formas de realizar los productos, los procesos, el marketing y la organización en las empresas. Por ejemplo, un nuevo modelo de celular es una innovación en producto, la tecnología ARN mensajero con la cual se hacen las vacunas contra el COVID es una innovación en proceso, un nuevo empaque para un producto es una innovación en marketing, y finalmente, un nuevo modelo de negocios como el implementado en empresas de logística, es una innovación organizacional.

Las empresas pueden optar por ser líderes en innovación o seguidoras. Pero elegir no incorporar tecnología o adaptarse a los cambios tecnológicos, puede significar su salida definitiva del mercado. Para ilustrar los problemas de desempeño que pueden tener las empresas al no innovar o incorporar nuevas tecnologías en sus estrategias, podemos mencionar al muy citado caso de Kodak, una empresa que por muchos años fue líder en el mercado fotográfico, que a pesar de innovar en tecnología digital; no invirtió lo suficiente en ella ni la incorporó a su modelo de negocios, terminando en bancarrota hace varios años. Hoy, en tiempos de pandemia, donde hemos visto cambios en casi todos los niveles de nuestro quehacer diario, innovar es mucho más relevante. Si bien los mercados latinoamericanos suelen tener menos competencia y las industrias en general no son de base tecnológica, las empresas que aspiran liderar o competir dentro o fuera de la región deben mirar con detalle sus estrategias de investigación y desarrollo, marketing y de organización para mantenerse en el mercado.

Finalmente, ¿de qué depende la innovación en las empresas o en los países?, distintos autores apuntan a que la innovación tiene características similares a la de un bien público, está relacionada a la creación de ideas. Las ideas son de difícil exclusión. Por tanto, se requiere de un ambiente de negocios apropiado y en algunos casos de apoyos de distintos tipos de políticas públicas para evitar la sub inversión. La innovación entonces depende no solo del esfuerzo de las empresas sino de una serie de determinantes y obstáculos, internos y externos, incluso relacionados al rol que juega el Estado en la promoción de la ciencia y la tecnología. Entre los obstáculos se pueden mencionar aquellos relacionados al costo y a la incertidumbre propia de los procesos de innovación, a la escasez de talento humano necesario para innovar, a las dificultades propias de los mercados y a las regulaciones del Estado, entre otros. Las políticas públicas orientadas al establecimiento de un ambiente educativo adecuado para la formación de talento humano y desarrollo de las ideas, así como regulaciones que propicien un ambiente de negocios seguro, entre otros aspectos relacionados a los derechos de propiedad intelectual, pueden incentivar la innovación de un país. Los gobiernos latinoamericanos enfrentan entonces el reto de crear políticas públicas que favorezcan la innovación para así crecer y mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

La autora es Dra. en Economía por la Claremont Graduate University, en Claremont, California y académica de la Escuela de Negocios de la Universidad de Monterrey.

COLUMNAS ANTERIORES

Urge inversión para carreteras del noreste; lanza CMIC exhorto a Federación
Christiane Molina: Negocios conscientes en el corazón de la Planeación Estratégica

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.