Monterrey

Ángel Maass: Nuevo León… ¿Con Todo Raza?

Con los resultados del futuro previsible, el famoso orgullo regio, más que recuperarse podría ser exponencial en los próximos seis años, inclusive sin el uso de redes sociales.

Recuerdo mis inicios laborales cuando la compañía hacia una rotación de gerentes de manera frecuente entre las diversas sucursales. El espíritu de estos movimientos era evaluar su desempeño. De repente era común escuchar entre pasillos que cierto personaje había registrado un récord de ventas y por obvias razones se había hecho acreedor de una compensación adicional. Sin embargo, el mismo colaborador podía tener resultados paupérrimos cuando era cambiado de ubicación.

Más allá de ser equitativo entre colaboradores, la moraleja de esta historia radica en que existen personas muy capaces que independientemente del medio en que se encuentren, el ejercicio de sus funciones es excepcional. Sin embargo, para aquellas con menor potencial resulta más fácil obtener mejores resultados cuando todo fluye positivamente, o bien cuando el punto de comparación es demasiado bajo.

Seguramente, se pregunte a donde quiero llegar. Recientemente, algunos gobernadores electos comenzaron funciones junto con sus respectivos equipos, aunque muy seguramente iniciaron actividades antes de la fecha oficial para asumir el cargo. El caso de Nuevo León no fue la excepción y quizá parte del diagnóstico de su problemática sea común al de otras entidades federativas. Por ejemplo, contaminación y transporte urbano.

Con base a información del reporte meteorológico y de la calidad del aire de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, le comparto que 42% de las horas monitoreadas a través del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental (SIMA) durante septiembre del 2021 fueron clasificadas como mala, muy mala y extremadamente mala calidad del aire. Sin lugar a duda, uno de los retos de la actual administración. Ojalá que todas las instancias, incluyendo la iniciativa privada y la sociedad civil coadyuven a encontrar una solución a un mal que ha ido en aumento.

Respecto al tema del transporte urbano, el pasado reciente ha sido testigo de promesas y proyectos con áreas de oportunidad. Solo espero que en esta ocasión realmente se cristalicen obras que dejen huella, tomando como ejemplo que Nuevo León ha sido y continúa como referente en diversos ámbitos que enaltecen el espíritu emprendedor regio.

A pesar de lo anterior, considero que la actual administración estatal tiene todo para continuar rompiendo paradigmas en beneficio de la sociedad en general. No obstante, lo difícil no es llegar, sino mantenerse con ese mismo esfuerzo que llevó al Gobernador Samuel García Sepúlveda a ganar las pasadas elecciones. No obstante, aún es muy temprano para realizar una evaluación, Sin embargo, siempre existe el fantasma de los compromisos políticos, así como la interrogante sobre la comunicación con su partido en temas clave como cambio climático e infraestructura.

Retomando lo expresado al inicio de esta columna, esperaría que los tiempos de acoplamiento y la famosa curva de aprendizaje sea lo más corta posible, tomando en consideración que algunos de los miembros de su equipo provienen de la iniciativa privada y como dicen: “No es lo mismo ver los toros desde la barrera”, aunque también existe el dicho: “El que es buen gallo en cualquier gallinero canta”.

Como neolonés tengo la esperanza del cumplimiento de sus promesas, aunque insisto que habrá que esperar como se decantan otros temas como la renegociación del pacto fiscal federal, señalado en repetidas ocasiones por el gobernador actual a través de redes sociales. Así como el fomentar el dinamismo económico y medidas de prevención contra la violencia de mujeres, por solo citar algunas de las señaladas en campaña.

El autor es economista por el Tecnológico de Monterrey (Campus Monterrey) con máster en finanzas y administración, ambos grados por EGADE. Actualmente es Director de Estudios Económicos y Relación con Inversionistas de Grupo Unicco, aunque las opiniones aquí plasmadas son a título personal.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

Roberto Mercado: Y las tarifas eléctricas van que vuelan
Patricio Morelos: Una fórmula llamada Mariana Rodríguez

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.