Monterrey

Jorge O. Moreno: El ingreso y gasto de los hogares en México: radiografía de una tragedia

Los resultados de la ENIGH 2020 reflejan una fotografía de la pandemia y de la inefectividad de la política pública para mitigar los indicadores de pobreza y vulnerabilidad de los hogares mexicanos.

El pasado miércoles 28 de junio, el INEGI presentó los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020. Este instrumento representa uno de los estudios fundamentales para entender los componentes de la capacidad de generar ingreso, y las decisiones en términos de las prioridades de consumo de los hogares mexicanos. De estos datos, es posible construir los tres principales indicadores socioeconómicos del desarrollo económico de un país: el nivel de pobreza, el índice de desigualdad, y los factores de vulnerabilidad social.

Los resultados de la ENIGH 2020 presentados esta semana por el INEGI simplemente reflejan, con sustento numérico y preciso dentro de las capacidades del estudio, una fotografía de la tragedia que ha representado la pandemia por COVID-19 y de la inefectividad de la política pública para mitigar (no digamos remediar) los indicadores de pobreza y vulnerabilidad de los hogares mexicanos.

Empezando por el diagnóstico del ingreso, la restricción monetaria sobre la cual se construyen las decisiones de los hogares, sufrieron una disminución real promedio de 5.8 por ciento, al pasar de un ingreso corriente promedio por hogar cuantificado de forma trimestral de 53 mil 418 pesos en 2018 a 50 mil 309 pesos en 2020.

Si a esta disminución agregamos el efecto de la inflación observada durante este periodo, este efecto en poder adquisitivo es aún peor. De este rubro, los ingresos por trabajo, los más importantes en los hogares mexicanos al aportar casi 64 por ciento del ingreso corriente total, cayeron 10.7 por ciento en el periodo de referencia.

Si este indicador se desagrega por nivel de riqueza, tradicionalmente medido en deciles, la información revela que 90 por ciento de los hogares mexicanos tuvieron una disminución significativa del ingreso corriente, mientras que el único decil que no cayó fue en el primero; esto es, el 10 por ciento de los hogares con menores ingresos.

Por otra parte, en términos del consumo, el impacto de la pandemia se observa en los rubros de gasto de los hogares mexicanos. En particular, el gasto corriente monetario promedio trimestral por hogar fue de 29 mil 910 pesos, lo que representó una caída de 12.9 por ciento respecto a 2018, cuando promedio los hogares erogaban en promedio 34 mil 329 pesos.

Esta caída en el gasto es mucho mas terrible si se analiza desglosando los rubros que le componen. Por ejemplo, los gastos que se realizaban en alimentos fuera del hogar se desplomó 44.9 por ciento, mientras que las erogaciones destinadas a la educación retrocedieron 39.3 por ciento, así como el gasto para combustible para vehículos retrocedió 17.2 por ciento.

Estas caídas son esperadas en el contexto de confinamiento y falta de movilidad por parte de los hogares,  pero también muestran la alta vulnerabilidad de ambos rubros ante los cambios en el ingreso, y la poca capacidad de los hogares para enfrentar contingencias en sus ingresos para garantizar que rubros como la educación y el consumo no se vean afectados.

Esto pone en evidencia que los mecanismos de administración de riesgo de los hogares distan mucho de aquellos que deberían prevalecer en un entorno financiero funcional o con redes sociales sólidas y funcionales, como lo estableció Robert M. Townsend (Frisch Medal 1998 y 2012) en su trabajo seminal sobre los ingresos en las villas de India. Como es de esperarse, INEGI destacó que el único rubro que incrementó su monto en los datos de la ENIGH fue el gasto destinado a salud, con un aumento de 40.5 por ciento al destinar en promedio mil 266 pesos en 2020, con respecto a 901 pesos en 2018 y 910 pesos en 2016.

Como resultado de todo lo anterior, como lo anticipaba el CONEVAL, los datos de ENIGH 2020 presentan un primer diagnóstico de las fallas en los programas sociales del gobierno federal enfocados en dar transferencias monetarias directas como sustitución de otros programas que dejaron de funcionar y proporcionar servicios durante este sexenio.

En particular, si bien de acuerdo a la ENIGH 2020, los beneficios provenientes de programas gubernamentales pasaron 26.7 mil millones de pesos a 41.7 mil mdp entre 2018 y 2020 y la distribución de estos recursos no benefició a los más pobres. De acuerdo con un análisis de los datos de la ENIGH realizado por el Instituto de Estudios sobre Desigualdad (INDESIG), los hogares más pobres reciben casi los mismos beneficios sociales que los más ricos.

El INDESIG señala que la política social del gobierno de López Obrador es menos redistributiva, pues 10 por ciento del monto total de transferencias llega al decil más pobre los hogares (I), en comparación con el 18 por ciento que se distribuía en 2018. Por contraparte, el decil de los hogares más ricos (X) se quedan con el 8 por ciento de los recursos de estos programas.

Si traducimos el incremento en las ayudas en ingreso adicional por estrato, el estudio de INDESIG muestra que aunque el monto de las ayudas aumentó entre 2018 y 2020, éste no lo hizo para beneficiar a los más necesitados ya que en los hogares más pobres los recursos de programas aumentaron 30 por ciento, mientras en los hogares más ricos aumentó 48 por ciento.

Finalmente, querer ver todo lo anterior bajo una óptica triunfalista de una reducción en la desigualdad al observar el incremento en el ingreso de los más pobres con respecto a la caída en el 90 por ciento del resto de la población, sería un grave error que no debemos permitir.

Este primer diagnóstico, de la mano de las defunciones que ubican al COVID-19 como la segunda razón de fallecimientos en México durante el año pasado, deben mostrar la enorme tarea que nos espera para recuperar la senda de bienestar que muchos siguen prometiendo, pero que al final, la construimos cada uno de nosotros con la suma de nuestro trabajo y de nuestras decisiones.

COLUMNAS ANTERIORES

Reporta Alpek caída de 31% en ventas y 71% en flujo del IV-2023
Bajan 13% ventas y 19% flujo de Alfa en IV-2023

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.