Frankenstein, Drácula, brujas y zombies... las 4 deudas que 'aterrorizan' a tu bolsillo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Frankenstein, Drácula, brujas y zombies... las 4 deudas que 'aterrorizan' a tu bolsillo

COMPARTIR

···

Frankenstein, Drácula, brujas y zombies... las 4 deudas que 'aterrorizan' a tu bolsillo

Estas obligaciones 'monstruosas' absorben tus ingresos hasta dejarte seco, y pueden convertirse en una gran bola de nieve que aplasta tus finanzas.

Redacción
31/10/2018
Deudas monstruosas
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Frankenstein, Drácula, brujas y zombies no son sólo personajes recurrentes en Halloween, sino también cuatro tipos de deudas de miedo que pueden arruinar tus finanzas personales.

Juan Pablo Zorrilla, director general de la firma mexicana de crédito Resuelve tu deuda, con presencia global, indicó en un comunicado que los clientes que ingresaron al programa en 2018 registraron una deuda promedio de 136 mil pesos, mientras que su ingreso mensual ronda los 14 mil.

“Esta desproporción de ingresos y deudas de nuestros clientes pone en evidencia el monstruo en el que se convirtió cada compromiso financiero mal administrado. Sin embargo, las personas que atraviesan por problemas financieros deben saber que, sin importar la gravedad del problema, siempre habrá una solución si recurren con expertos en reparación de deudas”, indicó.

Aprende a identificar -de acuerdo con Zorrilla- estas cuatro deudas terroríficas y los métodos para evitarlas y mantener sana tu cartera.

Se refiere a cuando el deudor, o en este caso el doctor Frankenstein, usa una tarjeta de crédito para pagar la otra, o pide préstamos para cubrir mensualidades.

Cubrir deudas con otros créditos resulta una deuda monstruosa enorme, producto de distintas formas de pago y soluciones exprés que sólo generan más y más problemas.

El 13 por ciento de los clientes de Resuelve tu Deuda afirma que su problema de endeudamiento se debe a esto.

Por lo que el especialista recomienda no adquirir nuevas obligaciones para saldar las actuales, ya que esto solo crea una bola de nieve de sobreendeudamiento de la cual es muy difícil salir. Por el contrario es necesario buscar soluciones para liquidar las deudas mediante el ahorro, recorte de gastos y/o aumento de ingresos.

Esta deuda 'no te chupa la sangre', pero sí tu ingreso mensual. Ya sea porque el préstamo se encuentra en el mismo banco que tu nómina o porque utilizas el total de tu sueldo para pagar los mínimos, aunque al final te quedes seco.

Si tu pago de deuda mensual supera el 30 por ciento de tus ingresos mensuales, te encuentras en una situación de sobreendeudamiento y estás sacrificando tus necesidades básicas y/o gastos fijos para pagar las mensualidades.

Zorilla señala que en este caso es necesario acudir con un experto que te asesore sobre la solución ideal al problema sin sacrifiques tu calidad de vida y la de tu familia.

Este tipo de endeudamiento parece inmortal, ya que no recuerdas cuándo empezaste a pagar mínimos y, aunque realices aportaciones puntualmente mes a mes, la deuda simplemente no se muere.

El pago mínimo, aunque muchas veces es una buena herramienta para mantener un buen historial crediticio, es peligroso porque alarga y aumenta la deuda si la mayor parte del pago se destina a intereses y no a capital. Lo ideal es ajustar tus finanzas y ocupar el dinero que destinas a rubros como gasto hormiga o entretenimiento para abonar más del mínimo mensual y poder liquidar esta obligación cuanto antes.

Es la que te embruja con sus meses sin intereses, te hechiza en las ventas nocturnas y te seduce con sus beneficios de compra, pero al final, te deja endeudado.

Lo malo es que este embrujo no es una sola vez, siempre que exista una nueva promoción, “La Deuda Bruja” está lista para salir y hacerte acumular más saldo a la deuda que ya tienes.

El 22 por ciento de los clientes de Resuelve tu deuda aseguran que su problema de deuda se debe a un exceso en sus gastos, y 16 por ciento a tener demasiadas tarjetas y usarlas de manera descontrolada.

Recuerda que no es obligatorio que tomes todas las promociones del mercado y que los meses sin intereses no son descuentos ni regalos. Las promociones son buenas cuando se utilizan en cosas que realmente necesitas y de manera responsable.