Cómo pagar tus deudas en 2013
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cómo pagar tus deudas en 2013

COMPARTIR

···
menu-trigger
Mis Finanzas

Cómo pagar tus deudas en 2013

bullet

03/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 

Nelly Acosta Vázquez

Sí, otra vez te volvió a pasar: inicias el año con infinidad de deudas. Prefieres no pensar en ello, escondes tus estados de cuenta, no quieres saber nada del tema.
 
¿Qué te parece si dejas a un lado la culpa e intentas alguna de estas ideas para empezar a revertir la situación?
 

RECUERDA:
 
- SÉ PACIENTE: No te endeudaste en un día, así que lo más seguro es que tampoco pagarás las deudas en un día.
 
- PASO A PASITO: A veces creemos que pagar poco cada mes hace impagable y eterna una deuda, sin embargo, es mejor pagar poco y de forma constante, a dejar de hacerlo.
 
- CAMBIA HÁBITOS: Perder deudas es como perder peso: todo esfuerzo, por doloroso que sea, será en vano si no desarrollas hábitos diferentes.
 
- TODO POR ESCRITO: Si llevas un registro --hay muchas Apps para llevar esto en tu celular, tablet o computadora-- tendrás mayor control y podrás aprender de tus errores para no volver a repetirlos.
 
Ahora sí, ¡adiós deudas! Vamos a hacer 4 listas y después un cálculo matemático.
 

1. Haz un presupuesto de deudas
Es un momento de duelo. Busca tus estados de cuenta (sí, esos que ya tiraste o rompiste), haz memoria, encuentra pistas. La idea es que hagas una sola suma con todo lo que debes. Incluye todo: desde tarjetas de crédito hasta préstamos de amigos o familia.
 

2. Haz un presupuesto de tus ingresos
Es un momento difícil. Las deudas suelen llegar cuando gastamos más de lo que recibimos y ahora estás a punto de comprobarlo. Haz una lista de todos los ingresos que percibes al mes, aún cuando sólo tengas una fuente de ingresos; si tienes varias, este ejercicio te ayudará a analizar tus entradas (solemos percibir más dinero del que creemos).
 
3. Haz una lista de tus gastos
Tampoco es fácil: solemos tener gastos que pasan desapercibidos, así que hay que hacer un gran ejercicio mental. Incluye todo lo que te venga a la mente, incluso los ‘poquitos o las ‘chácharas’: desde propinas, monedas al ‘viene viene’, limosnas en el Metro o los Doritos de media tarde. Identifica también los gastos fijos: comidas, renta, servicios como celulares, luz, Internet etc.
 
4. Haz una lista de gastos que puedes recortar
No se trata de vivir en la miseria, si no de encontrar dinero mal empleado: una membresía del gimnasio al que nunca vas, pagos excesivos de taxi (levantarte más temprano puede salvar tu quincena), demasiadas comidas fuera de casa, compras compulsivas en el súper, etc.
 

5. Junta tus 4 listas y haz un balance
Es el momento de la verdad. Quizás te funcione usar Excel o hacer una tabla a mano en un cuaderno o con una App. Lo importante es que detectes cuánto dinero debes y de cuánto dinero dispones para pagar.
 
¡No entres en pánico! Lo más seguro es que tus deudas y gastos sean mayores a tus ingresos... pero tiene solución.


 
5. Metas realistas
Ahora que sabes cuánto debes y cuánto puedes pagar cada mes, haz una estrategia de pagos.
 
Algunos tips:
 
- Si tienes deudas en tarjetas de crédito, busca al reverso de tu plástico el teléfono de Atención a Clientes y pide al área de Reestructura de pagos. Todos los bancos ofrecen esta opción: congelar la deuda y pagarla a plazos, con intereses fijos. IMPORTANTE: Explica cuánto puedes pagar al mes como máximo, para que te ofrezcan un plazo y una tasa de interés adecuada a tus ingresos. Si no pagas puntual una reestructura, tu deuda se puede elevar al doble: así que no ofrezcas pagar más de lo que puedes (para eso harás un presupuesto antes de llamar).
 
Lo ideal es que dejes de usar las tarjetas mientras pagas, si no, la deuda nunca se terminará: no importa cuánto te ruegue tu banco, el financiamiento de una tarjeta siempre sale caro cuando se tienen deudas.
 
- Si tienes deudas personales, también sirve crear un plan de pagos. Ofrece a tus amigos o familia la opción de pagarles una mensualidad.
 
- Si tienes múltiples deudas, evalúa tus prioridades: paga un poco más a aquélla que te traiga más problemas (o más intereses), pero paga todas al mismo tiempo, aunque sea en montos pequeños. No es conveniente centrarse en pagar una deuda solamente y descuidar e incrementar otras.
 

6. Plan de gastos a futuro
Pagar deudas no significa vivir en la pobreza, tampoco es dejar de gastar.
 
Fija un monto --puede ser pequeño-- que puedas ir ahorrando cada mes para que mientras saldas tus deudas vayas creando un fondo para gastos imprevistos o ésas tentaciones irresistibles. Con ello, evitarás endeudarte nuevamente.
 

Supera la mala racha
 
Para no volver a caer en el mal camino:
 
- Cancela tarjetas de crédito. Lo recomendable es tener sólo 2, y que en conjunto, no te ofrezcan crédito del más del doble de tus ingresos. Es decir, si ganas 15,000 pesos al mes, que el crédito de tus tarjetas no sea superior a los 30,000 pesos.
 
RECUERDA: el crédito más caro es el de los plásticos.
 
- Evita al máximo los pagos que se cargan automáticamente a las tarjetas de crédito; sólo conserva los que realmente te resulten útiles. Esto incluye las famosas promociones de meses sin intereses.
 
- Crea un fondo de ahorro para imprevistos: lo ideal es guardar siempre el 5% de tus ingresos, pero si no puedes, fija un monto pequeño (como $100 pesos). Lo importante es que siempre lo hagas.
 
Quizás tengas la tentación de creer que necesitas usar ese dinero, pero recuerda cuánto sufriste cuando tenías deudas.
 
- Siempre lleva un presupuesto de tus ingresos y tus gastos, para que jamás gastes más de lo que percibes.
 
- Invierte. No es lo mismo que ahorrar. Se trata de buscar un instrumento financiero que haga crecer tu dinero: desde un fondo de ahorro hasta la compra de un negocio. Este hábito te permitirá tener siempre recursos económicos y dejar las deudas como una anécdota del pasado. Éste, es el secreto de los grandes empresarios millonarios, del que te daremos más detalles en otra entrega.
 
¡Buena suerte!
(Con información de Condusef y Monex)