En medio de la pandemia, los ricos se apuran a planear la herencia de sus 'imperios'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En medio de la pandemia, los ricos se apuran a planear la herencia de sus 'imperios'

COMPARTIR

···
menu-trigger

En medio de la pandemia, los ricos se apuran a planear la herencia de sus 'imperios'

bulletLos planes de sucesión son vitales para preservar la fortuna y en esta cuarentena muchos millonarios han aprovechado para armar el suyo.

Bloomberg /Ben Stupples, Marion Halftermeyer y Patrick Winters
09/07/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

John Caudwell está pensando mucho en la vida y la muerte en estos días.

El filántropo multimillonario de 67 años dijo que tiene la intención de dejar la mayor parte de su riqueza a la caridad, haciendo conciencia de la necesidad de planificar cuidadosamente cómo se usará su fortuna tras su muerte.

"La planificación de la sucesión es vital", dijo Caudwell, quien vendió el minorista de teléfonos móviles del Reino Unido Phones4u por mil 500 millones de libras (mil 900 millones de dólares) en 2006. "Solo necesito dejar suficiente dinero a mis beneficiarios para que esté feliz de haber hecho algo por ellos, y todo lo demás va a la caridad".

Desde que comenzó la pandemia, las personas más ricas del mundo han aprovechado su tiempo en casa y, en muchos casos, han delineado el futuro de su riqueza.

En este sentido, los multimillonarios transferirán más de 2 billones de dólares durante las próximas dos décadas, según una investigación de UBS Group y PwC, y el virus está ayudando a acelerar ese cambio.

"Estamos teniendo un gran enfoque en todos los equipos en EMEA para apoyar a los clientes en la sucesión y planificación patrimonial", dijo Jeremy Franks, jefe de planificación patrimonial y asesoría para Europa, Medio Oriente y África (EMEA) en HSBC Holdings. "Es sorprendente cuántas personas ricas no tienen un testamento actualizado".

Los planes de sucesión son vitales para preservar la fortuna, pero solo alrededor de un tercio de las oficinas familiares, las firmas de inversión de los ricos, habían escrito proyectos el año pasado que detallaban cómo se haría, según una investigación de Campden Wealth y UBS.

Las fuertes caídas en las acciones mundiales en marzo llevaron a algunos de los más ricos del mundo a transferir activos que cotizan en bolsa a sus descendientes. Con estos títulos en un bajo valor se reducen sus ganancias, pero también los posibles impuestos a la herencia.

Si bien esos mercados se han recuperado desde entonces, se espera que los precios de los activos ilíquidos -favoritos de los ricos-, como los bienes raíces, bajen en 2020, creando nuevas oportunidades para nuevas transferencias.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud advirtió el mes pasado que lo peor de la pandemia aún está por llegar, y los brotes son frecuentes incluso en países donde el virus parecía estar contenido.

La cuarentena "ha llevado a muchos de nuestros clientes a reflexionar sobre su planificación de sucesión en un sentido más amplio", dijo Philippe De Salis, socio de la oficina multifamiliar Stonehage Fleming. "Ha actuado como un catalizador".

Algunos empresarios adinerados están redactando testamentos por primera vez, y los legisladores de países como Estados Unidos, Australia y Canadá han relajado las reglas durante la pandemia para permitir la firma electrónica de los documentos. Según el índice de multimillonarios de Bloomberg, alrededor de dos tercios de las 500 personas más ricas del mundo tienen fortunas hechas por ellos mismos, y la mayoría tienen 40 años o más.

"Hemos visto un mayor enfoque en algunos de los problemas familiares más grandes, particularmente con la primera generación", dijo James Penny, jefe del Banco Privado Internacional del Reino Unido de Barclays. "El asesoramiento sobre la próxima generación y la transferencia de riqueza es algo en lo que nos vamos a centrar mucho más debido a los eventos inesperados de este año".

Un puñado de familias multimillonarias no están permitiendo que la pandemia desaliente los planes de sucesión existentes.

Wu Yajun, de 56 años, una de las mujeres más ricas de China, puso a su hija a cargo de su oficina familiar este año después de transferirle una participación en su imperio inmobiliario con el que hizo su fortuna. El mexicano Juan Francisco Beckmann, de 80 años, recientemente entregó el control de un condominio de la ciudad de Nueva York a su hija después de darle una participación el año pasado en Becle, el dueño del tequila José Cuervo.

El hijo de Beckmann es el director ejecutivo de Becle, pero otras familias ricas pueden tener dificultades para atraer a las generaciones más jóvenes a liderar el negocio familiar en medio de actitudes rápidamente cambiantes hacia cosas como el cambio climático y la desigualdad de ingresos.

La mayoría de los potenciales sucesores de las empresas familiares tienen la ambición de comenzar sus propias compañías después de terminar sus estudios, según una investigación realizada por EY y la Universidad de St. Gallen en Suiza.

"Ahora vemos que las familias intentan heredar negocios a una generación más joven que es más feliz de poseer que de operar, dejándolos libres para perseguir diferentes objetivos de vida", dijo Ajay Wiltshire, un asesor general de la firma de contabilidad y fiduciaria Saffery Champness.

La filantropía a menudo también es una parte importante de los planes de sucesión para los ricos. Más de 200 miembros de los ricos del mundo han firmado la Promesa de donación establecida por Bill Gates y Warren Buffett con la promesa de donar la mayor parte de su dinero.

Caudwell, firmante de una promesa, dijo que planea regalar alrededor del 70 por ciento de su fortuna a la caridad, aunque esa cantidad podría aumentar. Dijo que no cree en otorgar grandes ganancias inesperadas a su descendencia, pero confía en que continúen su trabajo de caridad después de que él se haya ido.

"Habrá una amplia gama de requisitos en la forma en que operan para asegurarse de que el dinero llegue lo más lejos posible", dijo. "Así es como opero, y así es como quiero que funcionen".