Millonarios

Branson busca recursos 'hasta debajo de las piedras' para salvar a Virgin

El empresario venderá una parte de su participación en Virgin Galactic con la que espera reunir hasta 500 millones de dólares en medio de la crisis del COVID-19.

El COVID-19 está cobrando un alto coste financiero a uno de los empresarios más destacados del mundo.

Richard Branson ya ha comprometido una isla caribeña y al menos 250 millones de dólares para apuntalar su imperio de viajes y ocio sacudido por la pandemia del nuevo coronavirus. Ahora va a vender una parte de su participación en Virgin Galactic, su activo cotizado de mayor valor, para captar hasta 500 millones de dólares.

Durante los últimos cincuenta años, Branson convirtió a Virgin Group en un amplio conjunto de empresas con ingresos anuales superiores a los 20 mil millones de dólares, pero su práctica de inyectar la mayoría de los beneficios en los negocios lo ha dejado sin efectivo, mientras los gobiernos se resisten a rescatar a un multimillonario famoso por sus extravagantes promociones publicitarias.

"Ha desarrollado su carrera convirtiéndose en un gran disruptor, pero ahora se enfrenta a un mundo disruptivo e, irónicamente, no está funcionando para él. Tiene que adelantarse a la curva de nuevo", consideró David Hawkins, cofundador de la consultora de negocios familiares Percheron Advisory.

El portavoz de Virgin Group, Nick Fox, informó que la participación de Virgin Galactic en poder de la compañía de inversión Vieco 10 podría caer por debajo de 50 por ciento, dependiendo del tamaño de la oferta. Virgin Group posee 81 por ciento de Vieco 10, y el resto es propiedad de Aabar Space, una compañía de inversión en Abu Dabi.

Branson, de 69 años de edad, no es el único que se enfrenta a dificultades. El desplome del mercado provocado por la propagación del coronavirus está presionando a las familias ricas de todo el mundo. Sin embargo, sus problemas son particularmente sonados. Durante los años, Branson ha intentado batir récords mundiales, condujo un tanque por la Quinta Avenida de Nueva York y saltó desde el techo de un casino de Las Vegas con un traje negro y un arnés para lanzar una de sus aerolíneas.

Pocas industrias han sufrido un impacto tan grande como las aviación durante la pandemia del COVID-19. La aerolínea australiana de Virgin está en bancarrota y Virgin Atlantic Airways cortejó a posibles inversionistas el lunes para evitar un destino similar. El año pasado, el futuro de Virgin Atlantic parecía tan prometedor que Branson desestimó la venta de una participación de 30 por ciento a Air France-KLM a favor de mantener el control.

"Debido a que muchos de nuestros negocios están en industrias como los viajes, el ocio y el bienestar, están en grandes dificultades para sobrevivir y salvar empleos", remarcó Branson en marzo en una entrada de blog.

Su patrimonio neto ha caído 12 por ciento este 2020 a 5 mil 100 millones de dólares, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg, una clasificación de las 500 personas más ricas del mundo. Otros activos de Branson incluyen una participación de 169 millones de dólares en Virgin Money UK, un chalet en una zona de esquí en Verbier, Suiza, y una reserva africana.