Mercados

Warner Music empieza a 'darle forma' a su Oferta Pública Inicial

Los accionistas del grupo discográfico planean vender 70 millones de acciones con lo que podrían recaudar hasta mil 800 millones de dólares, de acuerdo con documentos.

Warner Music 'revivió' sus planes para una Oferta Pública Inicial (OPI), convirtiéndose en la última compañía de música en sacar provecho del boom del streaming que se aceleró en la era del nuevo coronavirus.

Respaldado por el multimillonario Len Blavatnik, los accionistas del grupo discográfico con sede en Nueva York que detrás de artistas como Cardi B, Ed Sheeran y Bruno Mars planean vender 70 millones de acciones de Clase A con un precio de entre 23 y 26 dólares por acción, recaudando hasta mil 800 millones de dólares, según una presentación regulatoria de este martes.

La oferta consiste completamente en acciones secundarias para ser vendidas por Access Industries de Blavatnik y ciertos accionistas vendedores relacionados, según la presentación. Warner Music no retendrá nada del dinero recaudado.

Las ventas en el mundo de la música han aumentado en los últimos años gracias al crecimiento de los servicios de streaming de pago de Spotify y Apple. Eso ha impulsado el valor de las compañías de música y ha atraído a los inversores a la industria discográfica.

Warner Music inicialmente pensó en la OPI a principios de febrero, luego archivó el plan en marzo cuando los mercados se desplomaron en las primeras etapas de la pandemia del nuevo coronavirus.

La crisis, que ha significado la pérdida de vidas y una amplia perturbación económica, también ha traído ganadores, incluidas las compañías de streaming. Las acciones de Spotify, por ejemplo, han aumentado 36 por ciento desde que Reuters informó que Warner Music retrasaría la oferta.

Blavatnik, un ucraniano-estadounidense, tiene un patrimonio neto estimado en 22 mil 900 millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Compró Warner Music por mil 300 millones de dólares en 2011, cuando la industria de la música se encontraba en un declive de 15 años. Las ventas de Warner Music han aumentado 50 por ciento desde 2015. La compañía reportó ingresos netos de 258 millones de dólares en el año fiscal 2019 sobre un ingreso de 4 mil 480 millones de dólares.

Los inversores de Warner Music no son los únicos que han aprovechado el resurgimiento de la industria. Vivendi acordó el año pasado vender una participación minoritaria en Universal Music Group, la compañía de música más grande del mundo, a un grupo liderado por Tencent de China. Esa transacción valoró el negocio en 30 mil millones de euros (32 mil 900 millones de dólares).

Warner comercializa su música a través de sellos como Atlantic Records, Warner Records y Parlophone. También posee Warner Chappell, un negocio de publicación de música. Mientras que los sellos trabajan con artistas, los editores representan compositores. Los compositores firmados con Warner Chappell incluyen a Lizzo y Katy Perry. La música grabada representó 86 por ciento de las ventas de Warner Music el año pasado, pero la publicación es un negocio estable y rentable.

Morgan Stanley, Credit Suisse y Goldman Sachs Group están actuando como corredores de apuestas conjuntos y como representantes de los suscriptores de la oferta.