Las tasas de interés reales en México suben a máximos de 18 años
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las tasas de interés reales en México suben a máximos de 18 años

COMPARTIR

···

Las tasas de interés reales en México suben a máximos de 18 años

Elevados rendimientos por arriba de la inflación ayudan a la estabilidad financiera, pero también contribuyen a enfriar al crecimiento económico.

Esteban Rojas
14/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las tasas de corto plazo en México le ganan la carrera a la inflación por un margen no visto desde el 2001, y también por arriba de lo observado en crisis económicas como la del 2008. Esta situación se viene a agregar al debate por el tono de la política monetaria del Banco de México, ventilada públicamente por algunos miembros de la Junta de su Gobierno.

La tasa real del Cete a 28 días, una de las más sensibles al rumbo que toma la política monetaria del Banco de México, se ubicó a tasa anualizada en 7.42 por ciento en promedio de enero a mayo de este año, la más alta para un mismo periodo desde el 2001, esto es en 18 años.

“La tasa reales elevadas en México son un reflejo de un mejor comportamiento de la inflación en lo que va del año, mientras que los rendimientos nominales han mostrado un tendencia al alza, producto de la mayor aversión al riesgo ocasionada por el deterioro en las relaciones con Estados Unidos y por la degradación de la calificación de la deuda del país y de Pemex”. Sostiene Jacobo Rodríguez, director de análisis financiero en Black Wallstreet Capital (BWC).

La tasa nominal promedio del Cete a 28 días, en el mercado primario, pasó de 7.78 por ciento anual a 8.07 en mayo, movimiento que se acompañó con una caída de la inflación en este periodo, de acuerdo con cifras del Banco de México y del Inegi.

De esta manera, el Cete a 28 días dio un rendimiento nominal de 0.63 por ciento en el quinto mes del año, mientras que el crecimiento de los precios al consumidor disminuyeron 0.29 por ciento. La combinación de ambos factores dio por resultado una tasa real, es decir quitando el efecto de la inflación, cercano al 1 por ciento, que al ser anualizada dio un 11.8 por ciento en el mayo de este año.

El deterioro del balance de riesgos provenientes del efecto Trump, puede estar pesando más que los mejores resultados obtenidos en materia de inflación, a pasar del deterioro observado en materia de crecimiento económico. La resultante de estos factores puede hacer que se tenga que extender elevadas tasa reales para poder absorber, sobre todo, mejor posibles choques externos.

El rendimiento del Cete a 28 días, observado en promedio de enero a mayo de este año, se encuentra al mismo nivel de un periodo de incertidumbre como fue el caso del año 2001, y por arriba de lao registrado en la crisis económica del 2008.

Las implicaciones de la tasa real, sumada a la curva invertida en los rendimientos, son algunos de los factores a tomar en cuenta para definir el futuro de la tasa de referencia del Banco de México, pero al final el instituto central privilegiará, en una primera instancia, preservar la estabilidad financiera, lo cual derivará en que mantendrá un tono en la política monetaria de cautela. Ello se reflejará en la permanecía del actual nivel del 8.25 por ciento en su tasa de referencia, de acuerdo con algunos especialistas.

El elevado costo del dinero tiende a favorecer la estabilidad financiera, pero también contribuye a enfriar al crecimiento económico.

La visión de algunos subgobernadores de Banxico

Los factores encontrados, como los señalados más arriba, se están acompañando con visiones de algunos subgobernadores en torno al tono y el futuro de las tasa de referencia del Banco de México. Esto no quiere decir que estén contrapuestas, sino que se refieren a ámbitos diferentes, uno ubicado más en factores externos y otro en los internos.

Esas visiones se han dado particularmente en el caso de los subgobernadores elegidos en la era del presidente Andrés Manual López Obrador, como son los Gerardo Esquivel y Jonathan Heath.

Banxico se encuentra de cierta manera maneatado por amenazas de Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones provenientes de México y por preocupación por la degradación de la calificación soberana del país y de Pemex.

“Intentar comenzar un nuevo ciclo de relajación antes de que se aclare todo lo que está sucediendo, en medio de tantos riesgos e incertidumbre, sería contraproducente” dijo Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México.

“Lo que se debe considerar es esta nueva amenaza, casi una amenaza permanente, de parte de Trump, que cada vez que lo desee, podría presionar repentinamente y colocar tarifas”, dijo Heath. “Este peligro es una amenaza latente no por 45 días, y ni siquiera por un año y medio que Trump está en la campaña, pero creo que esta es una posibilidad permanente mientras Trump esté en el poder” .

En tanto que Gerardo Esquivel ha presentado argumento con relación al comportamiento de la inflación, expresados antes de las amenazas de Donald Trump.

“…la inflación acumulada de diciembre del 2018 a mayo 2019 es de sólo 0.21% (es decir, poco más de un quinto de un punto porcentual). Una de las tasas acumuladas más bajas en lo que va del siglo” sostiene Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, a través de Twitter.

Gerardo Esquivel estuvo de acuerdo con la pasada decisión del Banco de México de mantener la tasa de referencia en 8.25 por ciento, pero no coincidió con el comunicado “En concreto, difiero tanto del tono restrictivo del mismo como de la conclusión alcanzada sobre el balance de riesgos para la inflación” inclinándose por un tono del comunicado más neutral de acuerdo con las minutas de la pasada reunión de política monetaria, efectuada el 15 de mayo.

Por todo lo anterior, se puede adelantar que el Banco de México mantendrá un tono de cautela en sus comunicados de política monetaria, por lo menos en los próximos meses.