Tasa de Banxico alcanzó techo, aunque podría bajar hasta el 2020
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tasa de Banxico alcanzó techo, aunque podría bajar hasta el 2020

COMPARTIR

···

Tasa de Banxico alcanzó techo, aunque podría bajar hasta el 2020

En la última encuesta del banco central, los especialistas consideran que pudo haber llegado a su fin el endurecimiento de la política monetaria, aún cuando prevalece la incertidumbre.

Esteban Rojas
05/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las expectativas de los participantes del mercado de deuda en México se inclinan cada vez más a considerar que el ciclo alcista en la tasa de referencia del Banco de México (Banxico), iniciado desde diciembre del 2017, pudo haber llegado a su fin, dentro de un contexto donde prevalece todavía un grado elevado de incertidumbre.

De acuerdo con la última encuesta levantada por el Banxico entre especialistas del sector privado nacional y extranjero, cuyos resultados se dieron a conocer el viernes, la tasa de referencia del instituto central oscilaría en 2019 entre 8.25 y 8.17 por ciento, lo cual manda el mensaje de que no habrá modificación en el actual nivel de 8.25 por ciento.

En tanto que los especialistas consideran que el primer movimiento a la baja en la tasa de referencia se podría dar durante el primer trimestre del próximo año, acompañada con expectativas de una baja más rápida que lo considerado en la encuesta de diciembre.

De esta manera, en los resultados de la encuesta de enero se considera que la tasa de referencia del Banco de México cerrará el 2020 en 7.44 por ciento, en tanto que en la encuesta de diciembre se señalaba que podría quedar en 7.75 por ciento. Esto es, ahora se considera que en el próximo año, el costo del dinero bajará en 75 puntos base, en lugar de los 50 considerados anteriormente.

Sin embargo, hay algunas posiciones más conservadoras que no ven concluido el ciclo alcista, aunque si apuntan a una pausa que mantendría el actual nivel de la tasa de referencia en buen parte del año.

“Banxico no moverá la tasa de referencia al menos durante la primera mitad del año”, sostienen en un documento los analistas de Banorte.

El Banco de México, es uno de los bancos centrales con mayor margen de maniobra para poner freno al ciclo en el costo del dinero, debido a que ha elevado en mayor medida a su tasa de referencia, particularmente con respecto a la Reserva Federal de Estados Unidos.

La inflación está relativamente controlada, mientras que la actividad económica se sigue debilitando en México.

TASAS DE INTERÉS IMPLÍCITAS

Desde el ángulo de las tasas de interés implícitas vigente en el mercado, se estima que dentro de tres y seis meses, la tasa de referencia del Banco de México ascenderá a 8.27, 8.19 y 7.90 por ciento en cada caso.

Mientras que a un año, las tasas de interés implícitas incorporan también una baja en los réditos de Banxico a 7.90 por ciento, lo que valida también la baja de 25 puntos base considerada también en los encuestados por el instituto central.

Entre los factores que apuntan a menores presiones para la política monetaria del Banco de México hay de orden externo e interno, de acuerdo con los especialistas.

Entre los externos está la posibilidad de un menor avance económico y la actitud “paciente” de la Reserva Federal de EU sobre las tasas.

En el caso de México, sobresale la posibilidad de que se extienda este año un bajo crecimiento económico y una inflación que se resiste a reducir.

Las expectativas del mercado podrían empezar a cristalizarse esta semana, cuando el Banco de México realice su primera reunión del año de política monetaria.

“Esperamos que el banco central mantenga la tasa de referencia sin cambios en 8.25 por ciento, en línea con el consenso y el mercado. Esta será la primera decisión en la cual votarán los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel tras su ratificación por el Congreso el 23 de enero. Consideramos que Banxico reiterarán su postura de prudencia, enfocado en los riesgos para la inflación y sus expectativas”, señalaron los analistas de Banorte.