Mercados

Riesgo en países emergentes arrastra al peso

La moneda mexicana fue la tercera moneda emergente con el peor desempeño frente al dólar, solo fue superada por el real brasileño y el peso argentino.

El peso mexicano cayó el miércoles, de la mano de las monedas de países emergentes.

Al cierre de la jornada, el tipo de cambio del peso frente al dólar se ubicó en un nivel de 19.3145 unidades, lo que implicó para el peso una caída de 1.14 por ciento respecto a la jornada previa. Este descenso es el más pronunciado en las últimas tres semanas, de acuerdo con datos de Banco de México (Banxico).

Mientras tanto, en ventanilla bancaria, el tipo de cambio se vendió en 19.65, de acuerdo con datos de Citibanamex.

De acuerdo con analistas, fueron varios frentes desde donde recibieron presión las monedas emergentes, entre ellos, Turquía, Sudáfrica y Brasil, en donde eventos locales simultáneos provocaron una mayor aversión al riesgo en el mercado internacional.

"La lira turca mostró una fuerte depreciación durante las primeras horas del día, ante los esfuerzos del gobierno de Turquía por evitar que los participantes del mercado especulen en contra de la divisa", aseguró Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base. "(En tanto), el rand sudafricano perdió 1.27 por ciento, ante la posibilidad de que la agencia calificadora Moody's retire el grado de inversión a Sudáfrica antes de que concluya la semana".

Adicionalmente, señaló la especialista, una crisis de confianza en el gobierno entrante de Brasil y mayores temores sobre crecimiento en la Unión Europea también impactaron en la moneda mexicana.

De acuerdo con información de Bloomberg, la moneda mexicana fue la tercera moneda emergente con mayor caída frente al dólar en la sesión. El primero y segundo lugar lo obtuvieron el real brasileño y el peso argentino, con descensos de 2.97 y 2.85 por ciento, respectivamente.

Bajo este contexto, el Índice MSCI EM Currency, que agrupa a una canasta de monedas emergentes cayó 0.39 por ciento, en su segundo día consecutivo de pérdidas.

"Los mercados emergentes están tan afectados debido al desempeño de la lira turca", señaló en una nota de análisis Brendan McKenna, estratega de Wells Fargo. "Sin embargo, todavía hay un telón de fondo que es la desaceleración global más rápida de lo esperado".

Hacia adelante, los analistas no son demasiado optimistas sobre el peso. Según el consenso de analistas, el tipo de cambio se ubicaría en niveles de 19.50 al cerrar la primera mitad del año, lo que todavía implica una depreciación respecto a los niveles actuales.