¿Por qué las acciones de acero EU no celebran aranceles de Trump?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué las acciones de acero EU no celebran aranceles de Trump?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué las acciones de acero EU no celebran aranceles de Trump?

bulletLas cotizaciones de las cuatro principales firmas acereras de Estados Unidos caen más de 3 por ciento ante la imposición de aranceles al acero y al alumnio impuestos el jueves por Donald Trump.

Bloomberg Por David Fickling
09/03/2018
Actualización 09/03/2018 - 12:33
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Si los aranceles de importación están destinados a mejorar las perspectivas para la industria siderúrgica de Estados Unidos, ¿por qué los inversionistas locales no están celebrando? ¿Por qué los cuatro principales productores estadounidenses se negocian a la baja?

Las acciones de Nucor caen en la Bolsa de Nueva York 1.40 por ciento luego que el presidente Donald Trump firmara el jueves el decreto para imponer aranceles, mientras que los títulos de U.S. Steel bajan 3.86 por ciento, Steel Dynamics pierde 0.46 por ciento y AK Steel Holding desciende 4.24 por ciento.

En relación con el primer golpe realizado el 16 de febrero cuando el secretario de Comercio, Wilbur Ross, presentó sus propuestas de gravámenes, los cuatro principales productores estadounidenses se negocian a la baja.

Parte de la respuesta es que la proclamación, que entrará en vigor este mes, excluye las principales fuentes de importaciones de acero estadounidense - Canadá y México - y deja la puerta abierta para que otros aliados también obtengan un pase. Otra parte es probablemente porque los accionistas han estado comprando con el rumor y vendiendo con la noticia.

Sin embargo, hay más que eso. La mejor respuesta es probablemente que el acero no es una simple materia prima que sube y baja en respuesta a datos como una línea en un gráfico. En cambio, es una canasta de productos especializados en la que cada uno tiene características propias.

Por ejemplo, AK Steel, el cuarto productor más grande. Hasta ahora, ha sido el principal perdedor por las políticas de acero de Trump, con una caída de un 30 por ciento en el último año. La pérdida supera abruptamente la caída del 8.6 por ciento que registra un índice de fabricantes de acero en el Topix de Tokio, que por derecho deberían ser los mayores perdedores debido al proteccionismo en Washington.

La debilidad de AK es contundente porque es la siderúrgica estadounidense que más se ha esforzado por innovar y subir en la cadena de valor en los últimos años.

Gracias a un enfoque en productos especializados para las industrias automotrices y de energía eléctrica, su precio de venta promedio es cerca de un tercio más alto que los de sus rivales más grandes, que en gran medida venden productos básicos de metal que son más baratos que la mayoría de los productos importados.

El problema es que el enfoque de AK en los productos especializados significa que su base de costos también es más alta, alrededor del 91 por ciento de las ventas netas.

Cualquier aumento de la producción nacional como resultado de los aranceles pondrá presión alcista sobre los precios de la chatarra, el mayor gasto para la mayoría de los fabricantes de acero de Estados Unidos eso afectará, en particular, a los productores como AK que tienen menos capacidad de capitalizar la demanda de sustitución a medida que las importaciones se resientan.

Algo similar ocurre con el aluminio. En el momento de su división en la víspera de las elecciones de 2016, el antiguo negocio de productos especializados de Alcoa, Arconic, era el más favorecido por los inversores.

A diferencia de la pesada y costosa flota de fundiciones antiguas de Alcoa, los productos de alta tecnología de Arconic para fabricantes de automóviles y compañías aeroespaciales se consideraban el futuro.

Basta de eso. Mientras que Arconic todavía se negocia con un múltiplo precio-ganancias más alto (aunque se reduce), sus acciones han ganado solo el 31 por ciento desde la división, frente a un aumento del 106 por ciento para Alcoa.

El problema subyacente en todo esto es que la estrategia proteccionista impulsada por la Casa Blanca tiene una fecha de utilización.

El feliz destino de los países desarrollados debería ser renunciar a la fabricación de productos básicos de bajo margen y pasar a nichos más rentables. Eso es lo que están haciendo las siderúrgicas japonesas JFE Holdings Inc. y Nippon Steel & Sumitomo Metal, que planean gastar más de 20 mil millones en los próximos tres años para aumentar la producción de metales especializados.

La estrategia que persiguen algunas de las grandes siderúrgicas norteamericanas ha sido hacer política como una alternativa a la innovación En la medida en que ahora tengan sus aranceles, eso ha dado buenos resultados; pero la respuesta tibia de los precios de sus acciones indica que los inversores no esperan que la situación actual perdure.

Los gobiernos van y vienen, e incluso la postura de la administración Trump sobre esta política ha oscilado en los meses recientes. El futuro, sin embargo, sigue avanzando y si la industria de metales estadounidense no trata de subirse a la ola de la innovación, corre el riesgo de que la bote.