menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Movimiento alcista del euro no es el objetivo del BCE: Draghi

COMPARTIR

···
menu-trigger
Mercados

Movimiento alcista del euro no es el objetivo del BCE: Draghi

bulletEl presidente del banco central desestimó también las expectativas de que unos precios del petróleo mucho más elevados puedan contrarrestar el impacto negativo de la fortaleza del euro sobre la inflación.

Agencias​
24/01/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La compra de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE) no ha provocado movimientos "estadísticamente significativos" en el euro y las fluctuaciones del tipo de cambio son simplemente un efecto colateral, no el objetivo de la política, aseguró este miércoles Mario Draghi, en una carta a un miembro del Parlamento Europeo.

Desde la última reunión de política monetaria de Banco Central Europeo de diciembre, el euro se ha apreciado casi un 5 por ciento. El euro cotizaba en alza de 0.70 por ciento, a 1.2385 unidades, un máximo de tres años.

Los comentarios del presidente del banco central pueden ser vistos por algunos inversores como una señal de que está dispuesto a tolerar una cierta apreciación de la moneda común europea, aunque eso contenga a la inflación.

Ante una reunión de los integrantes del BCE el próximo jueves, los inversores están pendientes de cualquier comentario respecto a la divisa, ya que la tolerancia a una fortaleza relativa del euro apoyaría las expectativas de que el BCE termine este año su programa de compra de 2.55 billones de euros en bonos.

"Aunque las compras bajo el programa de adquisición de activos han sido efectivas en cuanto al alivio de las condiciones financieras en general y el apoyo a la recuperación, al generar préstamos a las empresas y las familias, éstas no han conducido a movimientos estadísticamente significativos del tipo de cambio del euro", dijo Draghi.

,,


"Dichos movimientos continúan siendo un efecto colateral de la política y no son ni su principal canal de transmisión ni su objetivo", aseguró Draghi.

Cuando la moneda europea alcanzó el otoño pasado los 1,20 dólares, Draghi instó a la "monitorización", una señal que fue recibida como una intervención verbal para rebajar el valor de la divisa.

Pero ahora el tipo de cambio se sitúa en alrededor de 1,2330 dólares y las señales verbales hasta ahora han sido más benévolas.

Draghi también desestimó las expectativas de que unos precios del petróleo mucho más elevados puedan contrarrestar el impacto negativo de la fortaleza del euro sobre la inflación, argumentando que las perspectivas sólo contemplan un aumento "muy modesto" en la inflación de la energía.

El presidente del BCE añadió que la inflación de la energía impulsará a los precios en general sólo levemente y que el impacto indirecto de unos costos energéticos más altos sobre otros bienes y servicios será limitado en el futuro próximo.

Con información de Reuters