Mercados

Moody’s ubica número récord de países con bonos ‘basura’

De 137 países evaluados por la calificadora estadounidense, 53% recibió la calificación de 'bono basura'.

Al cierre de 2017, más de la mitad de los países cuya deuda soberana fue evaluada por la calificadora Moody's recibió una nota especulativa o de 'bono basura', una proporción récord desde 1983.

En su reporte anual, la agencia destacó que durante el año pasado calificó a un total de 137 países, de los cuales 53 por ciento recibió un rating de 'bono basura' y un 47 por ciento de grado de inversión. Sólo el 9.0 por ciento de los emisores soberanos tuvo una nota 'AAA', la máxima calificación de solvencia.

Moody's señaló que en 2017 cuatro gobiernos calificados dejaron de pagar, afectando a 15 mil 200 millones de dólares en deuda. La República del Congo, Mozambique y Venezuela incumplieron los pagos de intereses de sus bonos, mientras que Belice realizó un intercambio de bonos en dificultades.

Este fue el monto más alto de incumplimiento desde 2014, cuando el gobierno de Argentina dejó de pagar 29 mil millones de dólares.

"Después de dos décadas de como mucho dos 'defaults' al año de bonos, la tasa de impago repuntó al alza en 2017, con un total de cuatro insolvencias en emisores soberanos calificados", indicó la agencia, señalando que la tasa anual de impago del 3.1 por ciento registrada el año pasado es cuatro veces mayor que la media correspondiente al periodo entre 1983 y 2017.

Moody's añadió que los impagos fueron provocados por una combinación de incrementos en la deuda pública, la materialización de pasivos contingentes en el balance soberano, la fuerte caída de los precios del petróleo entre 2014 y 2016, además de factores específicos del riesgo político de cada país.

Hacia adelante, la agencia destacó que el crecimiento de la economía global, el endurecimiento de las condiciones de financiación y los elevados riesgos políticos serán protagonistas en la evolución de la solvencia entre 2018 y 2019, señalando que la predominancia de perspectivas positivas y estables en los ratings soberanos refleja una mejoría en los fundamentales de crédito. No obstante, advirtió que la sostenibilidad de la deuda "se ha deteriorado de manera aguda" en algunos países situados en la parte más baja de la escala de calificaciones.