Mercados

Mercado de derivados en México se reduce por tercer año consecutivo

En los últimos tres años, la operación con estos instrumentos de cobertura acumula una reducción de 12%.

El apetito de los inversionistas en México por instrumentos derivados va a la baja. De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), el importe de las operaciones realizadas en estos instrumentos cayó por tercer año consecutivo, acumulando un descenso de 12 por ciento.

Los derivados son instrumentos financieros (futuros, forwards, swaps y opciones) negociados tanto en bolsas de derivados como en mercados extra-bursátiles, cuyo valor depende del precio de otro activo, llamado subyacente, (acciones, bonos, divisas, índices accionarios, materias primas, etc.), y cuya liquidación se realiza en una o más fechas futuras.

En 2015, el volumen de negociación, calculado por Banxico como la suma de cada una de las operaciones durante ese periodo, alcanzó su nivel más alto desde que hay cifras disponibles, de 49.31 billones de pesos, pero a partir de ese año ha ido a la baja, ya que en 2016 cerró en 45.80 billones y en 2017 en 44.11 billones de pesos.

En 2018 cerró con un volumen de 43.32 billones de pesos, de los cuales 18.38 billones fueron de operaciones con Forwards; 18.14 billones en Swaps; 4.40 billones en opciones, y 2.40 billones de pesos en contratos futuros.

Raymundo Tenorio, profesor emérito del Tecnológico de Monterrey, aseguró que ha habido lapsos de alta demanda de derivados (coberturas cambiarias y swaps), como en noviembre de 2017, enero 2018 y julio 2018, pero en general ha estado el volumen a la baja.

"En la liquidación de coberturas, por ejemplo, los bancos han perdido en la liquidación en pesos con Banxico y salen a comprar al mercado spot más alto que la apuesta que hicieron cuando compraron las coberturas", dijo el catedrático.

Resaltó que en el caso de los swaps, sobre todo de tasas de interés, han sido muy predecibles los cambios de tasa objetivo a un día y los intermediarios no le han apostado a cambios inesperados a la alza.

"Entre estabilidad cambiaria, altas reservas para garantizar ataque especulativo y previsibilidad de cambios en tasas, los intermediarios bancarios han bajado sus posturas especulativas y prefieren comercializar en mercado spot", agregó.

Del total del volumen del mercado de derivados, los bancos comerciales residentes en la Unión Europea tuvieron una participación del 30.47 por ciento; los mercados organizados extranjeros 24.70 por ciento; los bancos de Estados Unidos 7.18 por ciento y los bancos en México 5.20 por ciento. El resto de la participación incluye al MexDer, bancos de desarrollo, casas de bolsa, Siefores, entre otros.

De los productos más negociados están los relacionados con el dólar y la TIIE, con una participación del 42.53 por ciento y 37.41 por ciento, respectivamente.

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, destacó que esta disminución en el volumen operado puede ser negativa, pues significa que las empresas no se están cubriendo ante eventualidades.

"Después de 2008, lo que observamos fue un aumento en la toma de derivados dada la volatilidad del tipo de cambio. Una disminución en mi opinión puede ser negativa porque eso implica que las empresas ya no se están cubriendo tanto", indicó.