Los datos que apuntan a un balance positivo de la Bolsa Mexicana en enero
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los datos que apuntan a un balance positivo de la Bolsa Mexicana en enero

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los datos que apuntan a un balance positivo de la Bolsa Mexicana en enero

bulletEn los últimos cuatro años el IPC registró un balance favorable para el mes de enero; en las primeras dos sesiones de 2020, acumula una ganancia de 2.5 por ciento.

Rubén Rivera
06/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El principal referente accionario en México, el índice S&P/BMV IPC, arrancó el 2020 con el ‘pie derecho’, al avanzar 2.49 por ciento en las dos primeras jornadas, y su balance en el mes podría ser positivo, como lo demuestra el desempeño que ha registrado este indicador para un mes de enero, en los últimos cuatro años.

Es común encontrar estudios y análisis sobre cómo los mercados financieros se ven afectados por la estacionalidad, sobre todo, en lo referente al volumen de negociación, o bien, respecto a estaciones del año, días de la semana y horas de operación, incluso en los días de vencimiento de los contratos de derivados.

De acuerdo con datos de Bloomberg, en los últimos 19 años el mercado mexicano ha presentado 11 eneros negativos y 9 positivos.

En los últimos cuatro años el balance ha sido más favorecedor para las alzas, sin embargo, cuando se observa el desempeño registrado en los años bisiestos estos suelen negativos en el 75 por ciento de los hechos observados.

Un estudio de Anup Agrawal y Kishore Tandon, sobre los efectos estacionales de los retornos en los mercados de capitales señala que estos suelen seguir un patrón según el mes en el que se esté operando y normalmente se establecen retornos superiores a la media en enero e inferiores en diciembre. Estudios posteriores señalan que estos efectos son más válidos para pequeñas emisoras (small caps) y acciones de crecimiento (growth stock).

Para el caso latinoamericano, un estudio de Agudelo y Gutiérrez, de principios de la década, encontró que hay evidencia mixta del efecto mes del año, pero estos indican que existe cuando los índices se calculan en moneda local y deja de existir para algunos países cuando el índice se convierte a dólares.

Una encuesta levantada entre grupos financieros sobre los niveles en los que terminará el índice accionario en el presente año reveló que el pronóstico más optimista espera que el principal referente accionario del país termine en los 50 mil puntos, mientras que el pronóstico más negativo ve que el índice alcanzaría los 42 mil 251 unidades. El viernes pasado cerró con 44 mil 625 unidades.

LA VISIÓN DE MAYOR PLAZO

Desde un punto de vista técnico, el grupo financiero Monex considera que el movimiento lateral alcista registrado de noviembre de 2018 a diciembre de 2019, es un proceso de acumulación de fuerza bajista, con el que habría descontado el 50 por ciento de la baja registrada entre julio de 2017 y noviembre de 2018.

De validarse esta hipótesis, próximamente el índice podría retomar el movimiento direccional bajista, y en caso de colocarse por debajo del nivel psicológico de los 40 mil puntos, buscaría poner a prueba el mínimo registrado en junio de 2013, que fue de 37 mil 34 puntos.

En el caso de una perspectiva de largo plazo, el pronóstico de Monex no es diferente. El índice ha venido estableciendo techos y pisos cada vez más bajos, un indicativo del cambio de tendencia. “Desde noviembre del año pasado ha experimentado una serie de altibajos que suponemos se trata de un proceso lateral para acumular fuerza bajista”, indicaron.