Incertidumbre no detuvo a Fimubac para salir a Bolsa
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Incertidumbre no detuvo a Fimubac para salir a Bolsa

COMPARTIR

···

Incertidumbre no detuvo a Fimubac para salir a Bolsa

El instrumento que se colocó en la plaza BIVA tendrá una vigencia de 48 meses con una emisión por 774 millones de pesos.

Rubén Rivera
07/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Pese a un entorno de incertidumbre complejo, la financiera Fimubac logró llevar al mercado una emisión de deuda por 774 millones de pesos a través de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

“Hicimos un road show muy completo, visitamos a muchos inversionistas institucionales, entre ellos Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), aseguradoras y demás, y la realidad es que el mercado está muy contraído y complicado. Hubo incluso muchos inversionistas que nos comentaban que tenían mucha liquidez, pero que, por decisiones estratégicas y por la incertidumbre que estaban percibiendo, incluso con gobierno, preferían mantener ese flujo resguardado”, comentó en entrevista con El Financiero, David Moel Arditti, director de negocios de Fimubac.

“Afortunadamente, al final logramos superar incluso el objetivo de levantamiento, lo cual nos permitió no tener una tasa mayor de salida, pese a estos obstáculos que encontramos”, agregó el directivo.

El instrumento fue colocado a un plazo de 48 meses, el cual a partir del mes 22 hará 12 amortizaciones y se terminaría de pagar al mes 33; tuvo entre sus principales adquirientes inversionistas sofisticados, entre ellos, un par de instituciones importantes.

Con esta colocación, suman su segunda oferta pública de deuda en el mercado; la primera fue realizada en el 2017 y rondó los 400 millones de pesos, y planean seguir utilizando esta fuente de financiamiento dentro de su estrategia.

De acuerdo con el directivo, el uso de los recursos se destinará para pagar el saldo insoluto de su primera colocación y el remanente se usará para capital de trabajo, con la expectativa de que, en un par de años más puedan volver al mercado por un monto mayor.

El instrumento cuenta con la evaluación de distintas agencias calificadoras y un proceso de evaluación de alta calidad de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (ASOFOM) .

“Tanto HR como Fitch son calificadores sumamente profesionales que se meten a niveles profundos de detalle de la operación, con la incursión en el modelo de negocio de segundo piso fue un proceso más complejo porque no hay parámetros en el mercado y esa parte fue el reto más importante”, detalló Moel Arditti.

La empresa financiera se enfoca al otorgamiento de créditos vía nómina a empleados del Gobierno de carácter federal y estatal, y trabaja actualmente con 84 dependencias de carácter federal como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de Educación Pública (SEP), entre otros.

En esta segunda colocación, Arditti reconoció que la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (ASOFOM) jugó un papel clave para llegar al mercado de forma exitosa.

“Tuvimos la fortuna de tener una evaluación a través de la metodología de alta calidad de la ASOFOM y fuimos evaluados en la parte alta de las valoraciones que han hecho a las distintas sociedades de objeto múltiple socias y eso sumó como una carta de presentación entre los inversionistas que recibieron muy bien y con apetito la colocación”, afirmó.

Para el director de negocios de Fimubac , esta metodología ordenada, que compara bajo los mismos parámetros a todas las financieras de objeto múltiple, fue fundamental para que los inversionistas apostaran por el papel en un entorno tan complejo.