Mercados

Fibras, una década de ser alternativa de inversión

En los primeros 10 años de operación en el mercado bursátil los Fideicomisos de Inversión de Bienes Raíces otorgaron un rendimiento anualizado de 8.54 por ciento, esto es, tres veces más que el principal índice bursátil de la BMV.

A diez años de que llegó al mercado bursátil mexicano el primer Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibras), éstos constituyen una alternativa de inversión ante la baja en las tasas de interés bancarias, al otorgar un rendimiento anualizado de 8.54 por ciento en su primera década, de acuerdo con datos del S&P/BMV FIBRAS Index.

El S&P/BMV FIBRAS Index, que busca medir el desempeño de los Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces de mayor tamaño y liquidez listados en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), ofrece una rentabilidad superior a la del Índice de Precios y Cotizaciones (S&P/BMV IPC), que registra un rendimiento anualizado en diez años de solo 2.48 por ciento, es decir, menos que un tercio que las Fibras.

Por su parte, las tasas se han mantenido en un rango de entre 7.5 y 4.0 por ciento en la última década, principalmente sobre niveles de 4.0 y 5.0 por ciento.

En este sentido, tan solo Fibra Uno registra una ganancia de 17.5 por ciento en la última década; mientras que Fibra Monterrey ha dado una ganancia de 7.7 por ciento en cinco años, por citar algunos ejemplos.

Adicionalmente, los datos indican que desde marzo de 2011, cuando entró a la Bolsa Mexicana de Valores el primer Fibra, con el debut de Fibra Uno, a la fecha, se han obtenido recursos por un total de 181 mil 803 millones de pesos.

Al día de hoy hay 18 Fibras en el mercado mexicano, creando así oportunidades de inversión, en donde las Afores tienen invertido alrededor de 2.09 por ciento, de más de cuatro billones de pesos de sus recursos, en estos vehículos.

Los Fibras son un vehículo enfocado tanto a la adquisición como a la construcción de bienes inmuebles que se rentan en México, y del resultado obtenido de su flujo de operaciones es distribuido cada mes o trimestre a través de dividendos.

Están enfocados a diferentes segmentos del sector inmobiliario como oficinas, industrial, hotelero, comercial (retail) y autoalmacenamiento.

La Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra) señala que son un vehículo eficaz para crear valor, no solo para los desarrolladores inmobiliarios, sino también para los inversionistas.