Mercados

Esperan que Banxico cambie su tono ‘hawkish’

El cambio en la postura en la política monetaria del Banco de México podría dejar la puerta abierta para disminuir el costo de pedir prestado más adelante.

El anuncio de política monetaria del Banco de México (Banxico) puede ser uno de los más relevantes desde diciembre del 2015, cuando inició el ciclo de alza en su tasa de referencia, en caso de que su contenido de señales se desplace de un tono restrictivo a uno neutral, y que deje la puerta abierta para disminuir el costo de pedir prestado más adelante.

Los participantes del mercado están apostando a que Banxico 'pagará por ver' la evolución de algunos factores de riesgo, tanto internos como externos, lo cual lo llevará a dejar su tasa de referencia en 8.25 por ciento.

De un total de 23 especialistas consultados por Bloomberg, todos consideran que la autoridad monetaria dejará sin cambio su tasa de referencia en su anuncio programado para darse a conocer este jueves a las 13 horas, tiempo de la Ciudad de México.

En tanto que en el mercado de derivados se le da un probabilidad del 84 por ciento a que el costo del dinero, fijado por Banxico, permanezca sin cambio.

Entre los riesgos que pueden seguir siendo nombrados por la institución para dejar el costo del dinero sin movimiento, están la situación de Pemex y el riesgo relacionado con la calificación soberana del país.

"Los inversionistas reconocen una menor flexibilidad de la inflación subyacente así como diversos riesgos provenientes del panorama tanto global como local que podría resultar en presiones en costos para la economía. Banxico podría destacar algunos de estos temores en su comunicado de política monetaria, probablemente mostrando una retórica más prudente a pesar del fuerte sesgo dovish de la Reserva Federal la semana pasada" indicaron analistas de Banorte.

El 'radar' de los mercados estará centrado más en el tono del comunicado de política monetaria de Banxico, esperando que pueda mostrar un contenido más flexible debido a un cambio favorable en la postura de la Reserva Federal en materia de estímulos y algunos indicios que han acentuado la debilidad en la economía en México y un mejor desempeño en la inflación.

El cambio en la postura más clara de que la Fed bajará su tasa de referencia tan pronto como a finales del próximo mes, da un mayor margen de maniobra al Banco de México para darle un giro a un tono flexible de su política monetaria, desde el restrictivo actual.

En lo interno destacan varios factores:

El primero, es el relacionado con una inflación que está retomando su tendencia a la baja, al haberse reportado en 4 por ciento a tasa anual en la primera mitad de junio, de acuerdo con datos del Inegi.

El segundo, se relaciona con una caída en el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de 1.41 por ciento durante abril, situación que refuerza la expectativa de un mayor enfriamiento en la actividad económica.

El tercero, se relaciona con el retroceso en la confianza del consumidor y el aumento en el desempleo.

¿Decisión por mayoría o unánime?

Otros de los termómetros a vigilar es el relacionado con el grado de consenso que se logre con respecto al contenido del comunicado de política monetaria.

Desde la pasada reunión de la Junta de Gobierno de Banxico, de mediados de mayo, destacó la inconformidad del subgobernador, Gerardo Esquivel, con el tono restrictivo del anuncio del Banco Central.

"En concreto, difiero tanto del tono restrictivo del mismo como de la conclusión alcanzada sobre el balance de riesgos para la inflación" sostiene Gerardo Esquivel, en las pasadas minutas de Banxico.

Más adelante agrega el subgobernador que "Considero además que el reciente cambio en la postura monetaria de varios países desarrollados, así como la notoria desaceleración de la actividad económica del país, permitían emitir un comunicado con un tono más neutral" .