Empresas desaprovechan impulso al sector bursátil
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Empresas desaprovechan impulso al sector bursátil

COMPARTIR

···
menu-trigger

Empresas desaprovechan impulso al sector bursátil

bulletEntorno económico y valuaciones poco atractivas frenan entrada de empresas a la Bolsa; la sequía de OPIs se extendió a 26 meses.

Clara Zepeda
13/01/2020
Piso de remates de la BMV
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las empresas mexicanas han desaprovechado los beneficios que ofrece el decreto presidencial de impulso al sector financiero, debido a que ninguna realizó una oferta accionaria en el primer año de estos beneficios fiscales.

Hace un año, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto de impulso al sector financiero, en el cual se incluyeron una serie de beneficios para el sector financiero y bursátil.

Dentro de la cancha bursátil destacó la reducción del Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 35 al 10 por ciento sobre la colocación de acciones en el mercado público; también se estableció la acreditación del 100 por ciento del ISR para inversionistas extranjeros sobre los bonos corporativos.

Uno de los principales requisitos para poder beneficiarse es que la empresa no sea o no haya sido pública, y que cuente con al menos como inversionista un fondo de capital privado, con el 20 por ciento de la participación en la empresa.

Alberto Álvarez, socios de la firma Chevez Ruiz Zamarripa, explicó que el principal beneficio es que las personas que tienen el carácter de inversionista original van a poder contar con una tasa de ISR preferencial, que es la tasa de 10 por ciento, que se aplicará sobre la ganancia que tengan por la venta de sus acciones a través de una oferta pública inicial.

José-Oriol Bosch, director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), indicó que los incentivos fiscales fueron una muy buena noticia para el sector bursátil, pero los astros no se alinearon en materia de valuaciones y volatilidad, para que se acabara con la sequía de ofertas públicas iniciales (OPI) en el 2019.

Es más, la sequía se extendió y ya suman 26 meses sin una OPI en el mercado de capitales nacional. “Las empresas tienen un incentivo fiscal, se bajaron costos, hay empresas en espera, pero las valuaciones no son atractivas para vender acciones y, los diferentes eventos económicos, comerciales y sociales no abonaron para que se abrieran ventanas de oportunidad”, apuntó Bosch.

María Ariza, directora general de BIVA, prevé que los mercados podrán estar recibiendo a nuevas empresas este 2020 que, en conjunto con los incentivos fiscales, podrán incentivar el apetito por las futuras ofertas.