El Año Nuevo Chino 'le pega' al sector manufacturero, cae a su menor nivel desde 2016
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Año Nuevo Chino 'le pega' al sector manufacturero, cae a su menor nivel desde 2016

COMPARTIR

···
menu-trigger

El Año Nuevo Chino 'le pega' al sector manufacturero, cae a su menor nivel desde 2016

bulletLas festividades del Año Nuevo Lunar y normas más estrictas contra la contaminación hicieron que el sector de manufactura en China cayera 50.3.

Reuters
27/02/2018
Actualización 27/02/2018 - 20:01
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La expansión del sector manufacturero de China se desaceleró más que lo esperado en febrero y registró su menor nivel desde julio del 2016, debido a que las festividades del Año Nuevo Lunar perturbaron a la actividad de los negocios y unas normas más estrictas contra la contaminación redujeron la producción fabril.

El Índice de Gerentes de Compra (PMI) oficial de China en febrero cayó a 50.3 desde 51.3 en enero, mostró un sondeo. Sin embargo, permaneció sobre el umbral de 50 puntos que separa a la expansión de la contracción en la actividad según una base de comparación mensual.

La cifra representa el vigésimo mes consecutivo de crecimiento del sector manufacturero de China, pero la baja podría generar algunas preocupaciones a los líderes del país, que se preparan para el inicio de la Asamblea Popular Nacional la próxima semana, donde Pekín presentará sus objetivos económicos para este año.

Analistas consultados por Reuters esperaban que el PMI bajara marginalmente a 51.2.

El crecimiento de la industria de servicios, en tanto, se desaceleró en febrero, lo que sugiere que el sector está comenzando a mostrar señales de fatiga.

El Índice de Gerentes de Compra (PMI) oficial del sector no manufacturero bajó a 54.4 desde 55.3 enero y marcó su cota más baja desde octubre del 2017.

Los líderes de China cuentan con la expansión del sector de servicios y el consumo para modificar su modelo de crecimiento económico, que depende en gran medida de la inversión y las exportaciones.

El sector de servicios representa más de la mitad de la economía de China y sus salarios en aumento brindan a los consumidores chinos un mayor poder de gasto.