Bonos de deuda, protección en el mundo financiero contra el coronavirus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bonos de deuda, protección en el mundo financiero contra el coronavirus

COMPARTIR

···
menu-trigger

Bonos de deuda, protección en el mundo financiero contra el coronavirus

bulletLos inversores están comprando bonos del Tesoro de Estados Unidos, arrastrando el rendimiento de los títulos a 10 años al nivel más bajo desde 2016.

Bloomberg
24/02/2020
Actualización 24/02/2020 - 8:37
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los mercados se están preparando para lo peor a medida que el coronavirus se propaga a través de las fronteras nacionales, avivando el temor sobre su impacto económico.

Los inversores se apresuraron a comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos, arrastrando el rendimiento de los títulos a 10 años al nivel más bajo desde 2016. En Europa, la totalidad de la curva de rendimiento de los bonos de Alemania cayó por debajo de cero por ciento por primera vez desde octubre, lo que significa que los inversores podrían tener que pagar por el privilegio de mantenerlos hasta su vencimiento.

El volumen total de deuda con grado de inversión de rendimiento negativo parecía encaminado a superar los 14 billones de dólares.

Otros mercados de bonos sufrieron un golpe. La deuda de Italia parecía la más vulnerable, y los costes de los préstamos en ese país superaron los de Grecia después de que el gobierno impusiera un bloqueo en un área de 50 mil personas cerca de Milán, y las infecciones en el país aumentaron a alrededor de 150 desde unas cuantas hace una semana. El brote podría lastrar aún más la economía del país, que ya se encuentra en dificultades.

“Los movimientos de los bonos alemanes, los estadounidenses, etcétera, son todos movimientos racionales y el coronavirus ahora está teniendo un impacto significativo fuera de China”, dijo Peter Chatwell, responsable de estrategia de tasas europeas en Mizuho International. “El impacto en los bonos italianos en concreto parece extremo: esto solo demuestra que los puntos críticos para la propagación de la enfermedad se encuentran muy lejos de China”.

La propagación del coronavirus está sofocando las esperanzas de que el pico de infecciones ya había quedado atrás y es un mal augurio para la economía mundial, que había visto señales de un repunte a principios de este año. A medida que los inversores reducen las estimaciones de crecimiento, las expectativas de recortes de tasas de la Reserva Federal también se han acelerado.

Los mercados de permutas o swaps de índices a un día contabilizan dos recortes de 25 puntos básicos este año, y el primero de ellos para junio. Los mercados monetarios también se movieron para contabilizar un recorte completo de la tasa del Banco de Inglaterra de 25 puntos básicos en noviembre, y previamente no habían anticipado uno para 2020.

El rendimiento de Estados Unidos a 10 años ha caído más de 50 puntos básicos este año. El bono a 30 años, que generalmente se favorece en un entorno adverso al riesgo, registró un mínimo histórico en su rendimiento el lunes. La tasa en el bono alemán y holandés similar cayó por debajo de cero por ciento por primera vez desde octubre, mientras que el rendimiento de la deuda italiana a 10 años registró el mayor salto desde diciembre, llegando a 1.0 por ciento, lo que significa que los costos de endeudamiento son más altos que los de Grecia en la curva.

La negociación de efectivo estuvo cerrada durante la sesión en Asia debido a un feriado en Japón. Una vez más, el dólar demostró ser la moneda más fiable en momentos de estrés, revalorizándose frente a todas las monedas del grupo de los 10, con excepción del yen. La apreciación de este último mostró su reputación como un paraíso que eclipsa el creciente riesgo de una recesión en Japón.

ADMacro recomienda que los inversores apunten a los mercados de bonos de países donde los bancos centrales todavía tienen tasas de interés relativamente altas.

“Los eventos se mueven a gran velocidad y, a pesar de todo lo que dicen los bancos centrales, han demostrado lo rápido que pueden moverse cuando tienen que hacerlo. “La perspectiva es simple: observe los países que tienen espacio para relajarse y dónde el descuento por tal medida está retrasado. Estados Unidos y Canadá son los más destacados y el Reino Unido es interesante”.