BCE analizará si es necesario mantener tasas de interés negativas: Draghi
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

BCE analizará si es necesario mantener tasas de interés negativas: Draghi

COMPARTIR

···

BCE analizará si es necesario mantener tasas de interés negativas: Draghi

Mario Draghi, presidente del BCE, puntualizó que el debilitamiento de la inflación "probablemente llegará a su punto más bajo en septiembre y que los miembros del consejo reconocen que existe una solidez subyacente en la economía.

Reuters
10/04/2019
Actualización 10/04/2019 - 11:50
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Banco Central Europeo (BCE) dejó este miércoles sin cambios su política monetaria ultra expansiva, tal como anticipaba el mercado, a la espera de que sus recientes estímulos monetarios surtan efecto en la economía y contrarresten la desaceleración global.

La tasa de depósitos bancarios del Banco, actualmente la herramienta básica sobre los tipos, permanece en -0.4 por ciento, mientras que la principal tasa de financiamiento se mantiene en 0 por ciento.

El presidente del Banco Central, Mario Draghi, confirmó que las autoridades de política monetaria están considerando acciones para mitigar el impacto de las tasas de depósitos negativas en los bancos, y evalúa aplicar tarifas escalonadas por los nuevos préstamos de bajo costo a dos años que ofrece la entidad, aunque sostuvo que era demasiado pronto para tomar una decisión.

"Necesitamos más información y contaremos con esos datos entre este mes y junio", declaró Draghi en una rueda de prensa después de la divulgación del comunicado de política monetaria del banco central.

En momentos en que la economía de Alemania ronda una recesión, el banco ya se retractó de sus planes de empezar a ajustar su política monetaria pero podría mostrarse renuente a hacer más porque las causas del enfriamiento - una demanda débil y turbulencias políticas - están mucho más allá del alcance de sus herramientas.

Draghi ofreció pocos detalles sobre medidas de estímulo específicas que podría tomar la entidad financiera, pero destacó que existen más riesgos bajistas para la economía debido a las disputas comerciales globales y a otros factores de incertidumbre.

"Los datos recientes siguen siendo débiles, especialmente en el sector de manufacturas (...) Se espera que el menor impulso al crecimiento se extienda durante el año", declaró.

Draghi añadió, sin embargo, que el debilitamiento de la inflación "probablemente llegará a su punto más bajo en septiembre y que los miembros del consejo de gobierno del Banco reconocen que existe una solidez subyacente en la economía.

"Las probabilidades estimadas de una recesión siguen siendo bajas", concluyó el funcionario, en relación a los riesgos que enfrenta la economía de la zona euro.

En un hecho que agravó las turbulencias mundiales, el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó el martes con imponer aranceles a productos de la Unión Europea por un valor de 11 mil millones de dólares, abriendo un nuevo capítulo en la guerra comercial que posiblemente seguirá minando la confianza.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la economía mundial se está enfriando más de lo previsto y que una desaceleración brusca podría llevar a los líderes mundiales a coordinar estímulos.

"Ciertamente socava la confianza en general", comentó Draghi sobre las amenazas de Trump, y añadió que a veces esas declaraciones en torno a las políticas comerciales no siempre terminan en acciones concretas.

El equipo económico del BCE ha estado estudiando la posibilidad de fijar tasas escalonadas de depósitos bancarios, lo que podría entregar a los prestamistas una exoneración parcial al pagar al organismo el cargo por el exceso de efectivo que mantienen en el banco central.

Este sistema, similar a aquellos esquemas implementados en Japón y Suiza, entre otros países, haría más fácil al Banco Central Europeo mantener su tasa de depósito bancaria en territorio negativo o incluso reducirla más, limitando al mismo tiempo el impacto sobre los prestamistas.

Tras apartar las reservas obligatorias, los bancos de la zona euro cuentan con una liquidez de 1. billones de euros (2 billones de dólares), un monto sobre el cual pagan una tasa anualizada de 0.4 por ciento al BCE.

Esta liquidez, derivada en parte del programa de compras de bonos del banco central por 2.6 billones de euros, está concentrada mayormente en Alemania y Francia.

Los mercados esperarán ahora a la conferencia de prensa del presidente del BCE, Mario Draghi, prevista durante la jornada.

Los inversores están atentos para ver si el organismo discutirá posibles aplazamientos a las previsiones de su primera alza de tasas post-crisis o si se refiere a los efectos de mantener por años los costos de endeudamiento negativos.