Mercados

Rendimiento de los Bonos M se mantienen al alza a la expectativa del dato de inflación

La tasa de los Cetes a un año continuaron recuperándose y alcanzaron su mayor rendimiento de 11 meses.

En la subasta de valores gubernamentales de esta semana, los inversionistas continuaron trasladando las expectativas de una mayor inflación a los rendimientos de los valores de largo plazo, principalmente los Bonos a tasa fija, en tanto que los Cetes mantuvieron una relativa estabilidad, con mínimos cambios en comparación con lo observado la semana anterior.

De acuerdo con los resultados publicados por Banco de México (Banxico), en la subasta de esta semana el mayor ajuste se observó en los Bonos de Desarrollo a tasa fija (Bonos M) a plazo equivalente de 20 años (seis mil 405 días) cuyo rendimiento se fijó este martes en 7.69 por ciento anual, esto es, 34 puntos base por arriba de su resultado de seis semanas antes.

Con este ajuste, la tasa de este instrumento llegó a un nuevo máximo desde el 8.0 por ciento que pagaron estos instrumentos en la subasta del 22 de abril del año pasado.

En lo que respecta a los Certificados de la Tesorería (Cetes) fue la emisión de mayor plazo (de 364 días) la que mantuvo vigente su tendencia alcista, al reportar esta semana un avance semanal de 7 puntos base para llegar a un rendimiento de 4.75 por ciento, nivel que no se registraba desde el 16 de junio del 2020, cuando se asignó este instrumento a un rendimiento de 4.90 por ciento.

En lo que respecta a la emisión de los Cetes a 182 días, esta semana su tasa se mantuvo sin cambios en 4.37 por ciento anual.

Las emisiones de corto plazo de los Cetes registraron un moderado movimiento mixto en sus tasas, ya que mientras la tasa de 91 días bajó apenas un punto base en comparación con la semana anterior para quedar en 4.14 por ciento, la tasa de 28 días también registró un mínimo cambio pero al alza de también un punto base para llegar a 4.07 por ciento anual.

Por su parte, los Bonos denominados en Unidades de Inversión (Udibonos) con vigencia de 3 años (924 días) su tasa real reportó esta semana una reducción de 6 puntos base para quedar en 1.44 por ciento anual.

En lo que respecta a las tres emisiones de Bonos de Desarrollo a tasa variable (Bondes D), su sobretasa de mantuvo sin cambios en los tres plazos subastados.

Para la emisión de Bondes D de 364 días su sobretasa se mantuvo en 10 puntos base, en tanto que para los instrumentos documentados a mil 71 días sin cambios en 17 puntos base, en tanto que en los Bondes D a plazo equivalente de 5 años se continuarán pagando 20 puntos base sobre el rendimiento vigente de los Cetes a un mes.

El comportamiento en el rendimiento de los Cetes de esta semana continúa reflejando “la percepción del mercado sobre ajustes a la tasa de referencia de Banxico hacia finales de este año”, de acuerdo con una nota de análisis de Casa de Bolsa Banorte.

De hecho, Banorte estima que será hacia el último trimestre del año cuando el banco central registré un aumento de 25 puntos base en su tasa objetivo de política monetaria, que actualmente está en 4.0 por ciento anual.

En lo que respecta a las tasas de largo plazo, estas continuaron reflejando las expectativas de una mayor inflación tanto en EU como en México.

Al cierre de la semana anterior, el aumento en el rendimiento de los Bonos del Tesoro a 10 años se tradujo en presiones para el peso, pero también impulso al alza el rendimiento de los Bonos M en el mercado secundario de dinero mexicano.

El próximo viernes se dará a conocer el dato de inflación correspondiente a abril y en la última encuesta de Banxico la mediana de las expectativas del sector privado anticipan un aumento de 0.21 por ciento mensual en los precios de abril, lo que podría llevar a la inflación anual a un nivel máximo de 6.0 por ciento anual, su mayor tasa desde diciembre de 2017.

INVERSIONISTAS VUELVEN A VOLTEAR A LOS CETES

Esta semana, los inversionistas mostraron una mayor preferencia por los Cetes, cuya demanda alcanzó los 102 mil 236 millones de pesos, cifra que se incrementó 15 por ciento en comparación con la semana anterior y que permitió una cobertura de 2.7 veces lo ofertado en este instrumento.

Contrario a lo que se había observado en semanas anteriores, los inversionistas mostraron un mayor interés por los Cetes a 28 días, cuya demanda alcanzó este martes los 20 mil 738 millones de pesos, esto es, 27 por ciento mayor a lo reportado siete días antes.

Le siguió en importancia la demanda presentada en los Cetes a plazo equivalente de seis meses, que en esta ocasión superó los 33 mil millones de pesos, luego de aumentar 17.1 por ciento en comparación con la subasta anterior; mientras que en los Cetes de 91 días su demanda se incrementó 10 por ciento al totalizar los 25 mil 341 millones de pesos.

En lo que respecta a los Cetes de un año, los inversionistas presentaron posturas de compra por 23 mil 76 millones de pesos, con un aumento semanal de 8.4 por ciento.

Las posturas de compra de los Bonos M de 20 años alcanzaron esta semana los cuatro mil 460 millones de pesos, cifra 38.8 por ciento menor a la reportada en su remate de seis semanas antes, en tanto que en los Udibonos de 3 años, los inversionistas presentaron posturas de compra por mil 521 millones de Udis (equivalente a 10 mil 329 millones de pesos), esto es, 7.3 por ciento superior a la su demanda de cinco semanas antes.

Para los Bondes D, su demanda alcanzó los 20 mil 225 millones de pesos y bajó 5.5 por ciento a las posturas de compra registradas dos semanas antes.

Por plazo, en los Bondes D con vigencia de un año las posturas de compra se redujeron 49.7 por ciento para alcanzar los 5.9 mil millones de pesos, en los bonos de mil 64 días aumentó 32.3 por ciento para totalizar los ocho mil 425 millones y en los instrumentos documentados a 5 años aumentó 78.8 por ciento para alcanzar los 5.9 mil millones de pesos.