Fenómenos Digitales

La nueva generación de aviones supersónicos lideran la revolución sostenible en la aviación

Los avances en la tecnología han permitido desarrollar materiales y técnicas aerodinámicas que reducen drásticamente el impacto acústico de los vuelos supersónicos, comenta Manuel Trevilla

¿Recuerdas cuando volar en aviones supersónicos era sinónimo de un estruendo ensordecedor? El famoso “boom sónico” era la característica más famosa de estos veloces y sofisticados artefactos aéreos. Sin embargo, los tiempos han cambiado y con ellos, la visión de los aviones supersónicos.

En la década de 1970, el icónico avión supersónico Concorde hizo su aparición en el mundo de la aviación comercial. Era capaz de volar de Londres a NYC en menos de tres horas y media. Aunque fue una maravilla de la ingeniería, el Concorde tuvo que enfrentar desafíos significativos, que finalmente llevaron a su último vuelo en 2003.

Uno de los principales problemas que enfrentaba el Concorde era el ruido ensordecedor causado por el estampido sónico. Este estruendo era tan intenso que las restricciones de vuelo supersónico se impusieron en muchas áreas debido a las quejas de los residentes. Además, los motores del Concorde eran menos eficientes en términos de consumo de combustible, lo que resultaba en costos operativos altos y una huella de carbono considerable.

Sin embargo, está comenzando una nueva era de aviones supersónicos, donde estos problemas han sido abordados y solucionados de manera impresionante.

Los avances en la tecnología han permitido desarrollar materiales y técnicas aerodinámicas que reducen drásticamente el impacto acústico de los vuelos supersónicos. Los nuevos aviones supersónicos utilizan materiales compuestos avanzados y sistemas de amortiguación de ruido para minimizar las molestias causadas por el estampido sónico, ofreciendo una experiencia de vuelo mucho más tranquila tanto para los pasajeros como para las comunidades cercanas.

Además, los motores de última generación son ahora mucho más eficientes y respetuosos con el medio ambiente. Se han implementado motores más ligeros y de mayor eficiencia, que reducen tanto el consumo de combustible como las emisiones contaminantes. Esto no solo disminuye la huella de carbono de los aviones supersónicos, sino que también los hace más económicos de operar y viables en términos comerciales.

Un ejemplo notable de estos avances es el avión supersónico Boom Overture, que está en desarrollo. El Boom Overture promete alcanzar velocidades supersónicas sin el estruendo característico, gracias a su diseño aerodinámico y la utilización de tecnología de cancelación de ruido. Además, se está trabajando en motores eficientes y ecológicos que permitirán reducir drásticamente el consumo de combustible.

Otro ejemplo es el avión supersónico Spike S-512, que también está en proceso de desarrollo. Este avión utilizará un sistema de propulsión innovador y motores optimizados para garantizar un vuelo supersónico silencioso y con una menor huella de carbono.

Los aviones supersónicos de hoy están abriendo paso a una nueva era de vuelo rápido y sostenible. A través de la aplicación de tecnologías avanzadas, como materiales absorbentes de sonido y motores eficientes, se ha logrado resolver los desafíos que enfrentaron los aviones supersónicos del pasado. Estamos presenciando una revolución en la aviación, donde la velocidad y la sostenibilidad pueden ir de la mano, llevándonos hacia un futuro más rápido y ecológico en los cielos.

Hasta la próxima, Manuel

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

La inteligencia artificial (IA) en la generación de videos: ¿beneficio social o peligro para la democracia?
Tecnología al Rescate: IA para Predecir Incendios Forestales

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.