Fenómenos Digitales

El futuro de la prevención de fraudes: la Ley de Benford y la Inteligencia Artificial están cambiando el juego

La Ley de Benford ha sido utilizada durante décadas para detectar anomalías en los datos y prevenir fraudes. Pero con el auge de la inteligencia artificial y el análisis de big data, esta ley está siendo utilizada de formas nunca antes imaginadas.

¿Cómo Bernie Madoff pudo robar miles de millones de dólares a los clientes mas sofisticados del mundo sin ser detectado? Jugó con el ego de sus clientes, era sumamente respetado por la industria y el el pico de la sociedad neoyorkina, pero la respuesta es simple: la manipulación de datos. Gracias a la Ley de Benford y la Inteligencia Artificial, prevenir fraudes como el de Madoff podría ser más fácil de lo que imaginamos.

La Ley de Benford ha sido utilizada durante décadas para detectar anomalías en los datos y prevenir fraudes. Pero con el auge de la inteligencia artificial y el análisis de big data, esta ley está siendo utilizada de formas nunca antes imaginadas.

La Ley de Benford establece que, en muchos conjuntos de datos, los dígitos iniciales tienen una distribución no uniforme, lo que significa que algunos dígitos aparecen con más frecuencia que otros. Cuando se falsifican números, por ejemplo en un estado financiero, el falsificador tiende a tener distribuciones mas uniformes de las creadas en una operación real, esta discrepancia ayuda a detectar fraudes sin adentrarte en la fuente de los datos.

La combinación de la Ley de Benford y la inteligencia artificial puede detectar patrones ocultos y anomalías en los datos que serían imposibles de detectar para un ser humano. Esto permite a las empresas detectar fraudes en tiempo real, lo que significa que pueden tomar medidas inmediatas para prevenir daños mayores.

Por ejemplo, la Ley de Benford fue utilizada para detectar fraude en las elecciones presidenciales de Irán en 2009, donde se descubrió que los resultados oficiales presentaban patrones de dígitos iniciales improbables según la Ley de Benford.

De manera similar, esta estrategia fue utilizada para descubrir el fraude de Bernie Madoff, quien manipulaba los datos de sus inversiones para engañar a sus clientes y así robarles miles de millones de dólares con su ya infame Ponzi Scheme.

Pero la combinación de la Ley de Benford y la inteligencia artificial no se limita a la detección de fraudes. También puede ser utilizada para prevenir errores humanos y mejorar la eficiencia empresarial.

La combinación de la Ley de Benford y la Inteligencia Artificial es el futuro de la prevención de fraudes. Al utilizar estas poderosas herramientas, las empresas pueden detectar fraudes en tiempo real, prevenir errores humanos y mejorar la eficiencia empresarial. El futuro de la prevención de fraudes ya está aquí, y las empresas que lo aprovechen tendrán una ventaja competitiva sobre sus competidores.

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

Esponjas marinas: lecciones de supervivencia tras 600 millones de años y cinco extinciones
Beverly Hills utiliza tecnología para mantener la ciudad segura. México también puede.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.