Fenómenos Digitales

Deepfake y la identidad en el metaverso

La manipulación masiva para fines políticos, económicos o intento de fraude será cada vez más frecuente y las instituciones deberán estar preparadas con programas de control de crisis y promover iniciativas de prevención y unificando comunicacion en cuentas oficiales, menciona Manuel Trevilla.

Un día antes de las elecciones presidenciales en un país autoritario, comienza a circular un video del candidato de la oposición dando un discurso amenazando a los principales líderes de dicho país, prometiendo aumentar impuestos y encarcelar periodistas.

El video se hace viral al ser compartido por millones de ciudadanos que deciden cambiar su voto, dándole al partido en el poder el triunfo.

La historia anterior es falsa, pero es 100% posible en la actualidad. Se le llama Deepfake a la tecnología utilizada para crear simulaciones realistas de la voz y la imagen de una persona.

Un actor puede dar un discurso o bailar, para después, sustituir su cara y voz por la de un político, celebridad o CEO. Hemos visto que la propagación de noticias falsas en texto ha causado ya conflictos políticos. Cuando la noticia falsa sea un video totalmente realista, se volverá viral antes de que se logre comunicar que es falso.

Los algoritmos de las redes sociales están diseñados para mantenerte en la plataforma. Si el contenido que te interesa tiene una corriente política o creencia, te mostrará cada vez más contenido similar.

Si careces de pensamiento crítico, desconfías de lo que lees y buscas verificar la información de fuentes confiables, estarás convencido de que eso es verdad, ya que lo ves en todas las páginas en tus redes, además, puede convertirse fácilmente en lo que la mayoría de la población piensa.

La manipulación masiva para fines políticos, económicos o fraudulentos será cada vez más frecuente con estas nuevas tecnologías y ni las plataformas ni los gobiernos están preparados para protegernos.

La única solución es enseñar a las nuevas generaciones una cultura de pensamiento científico, que incentive a cuestionar, buscar evidencia y debatir ideas. Si esto no sucede, cualquier persona con una computadora y un poco de conocimiento técnico podrá crear videos tan reales que engañarán hasta al más capacitado.

Las compañías deben asumir el compromiso de comenzar a crear programas de control de crisis causadas mensajes falsos y promover iniciativas de capacitación para los empleados con el objetivo de prevenir fraudes causados por estas tecnologías.

Hasta la próxima semana, Manuel.

PD. Quiero agradecer a los que me han escrito en redes, disfruto mucho escuharlos.

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

Esponjas marinas: lecciones de supervivencia tras 600 millones de años y cinco extinciones
Beverly Hills utiliza tecnología para mantener la ciudad segura. México también puede.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.