Estas son las lecciones de Obama para empresarios (y mandatarios)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estas son las lecciones de Obama para empresarios (y mandatarios)

COMPARTIR

···

Estas son las lecciones de Obama para empresarios (y mandatarios)

Diversidad y oportunidades fueron algunas de las recomendaciones que el expresidente de EU compartió durante la conferencia magistral de Vtex Day en Sao Paulo.

Alejandra César / Enviado
03/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

SAO PAULO, Brasil.- Diversidad, oportunidades para todos, premiar el esfuerzo y rodearte de gente más inteligente son parte de las lecciones que Barack Obama puede compartir con líderes de organizaciones y también con mandatarios tras su paso por la Casa Blanca.

“Cuando era presidente de EU, sabía que había tomado una buena decisión si había gente que no estaba de acuerdo”, señaló Obama en la conferencia magistral de Vtex Day, evento organizado por la empresa Vtex, un gigante brasileño del comercio electrónico que opera en 28 países, incluido México.

Barack Obama en la conferencia magistral de Vtex Day.
Barack Obama en la conferencia magistral de Vtex Day.Alejandra César

A continuación algunas de las lecciones que compartió el presidente 44 de Estados Unidos durante la charla ante 13 mil personas en Sao Paulo.

“Si tu organización solo tiene hombres que todos se ven iguales y que todos piensan iguales, entonces seguramente estás perdiendo información importante de la cual puedes aprender. Mujeres, personas con diferentes contextos y diferentes razas ayudan a tener mejores decisiones porque “todos tenemos puntos ciegos”.

“Solo eres tan bueno como el equipo que te rodea. Y soy un gran creyente que no debes de tener miedo de tener gente más inteligente que tú; a veces se piensa que ser líder implica que tienes todas las respuestas, y mi punto de vista es que lo que me hace un gran líder es tener las preguntas correctas, y que contaba con personas inteligentes para darme las respuestas correctas.

El mandatario explicó que como mandatario tenía que lidiar con temas tan variados como energía nuclear, cambio climático, economía, finanzas o ébola y “no podía ser experto en todos esos temas, pero lo que podía era hacer las preguntas correctas, formar un equipo y crear un proceso en el que todos pudieran dar sus perspectivas y poner en prueba nuestras ideas basados en datos, hechos y razonamiento”.

“Muy pocos de los problemas que llegaban a mi escritorio era fáciles de resolver, porque por definición si eran fáciles de resolver alguien más ya lo había resuelto. Así que solo tenía problemas difíciles que no tenían soluciones perfectas, así que aprendí a sentirme cómodo tomando decisiones basadas en probabilidades; si tenía un buen análisis, y buenos datos, y había escuchado los diferentes puntos de vista y argumentos a favor y en contra de una curso de acción, al final del día tenía un 55 por ciento posibilidad de estar en lo correcto”.

El exmandatario puso como ejemplo la operación militar para capturar a Osama Bin Laden en Paquistán. “No podía estar seguro que ese era Bin Laden, pero confiaba en el proceso en sí mismo que nos había llevado a tomar esa acción”.

El exmandatario destacó que hay lugares obvios con una larga tradición en la ciencia e innovación computacional como Silicon Valley, pero “si miras cómo la tecnología se mueve hoy en el mundo (...) las ideas no están atadas a la geografía, las ideas viajan a la velocidad de la luz alrededor del globo”.

“Si vas a China ahora, Alibaba y Jack Ma están compitiendo, y en muchos sentidos moviéndose más rápido en ese sector; y Jack Ma es alguien que enseñaba inglés y al estudiar brevemente en EU vio en las computadoras la idea de tal vez ayudar a las empresas en China a vender, y ahora tienes un negocio que llega a billones de consumidores todos los días.

“En Brasil, Argentina o Mozambique, o de donde sea, si tienes acceso a una computadora y a servidores ya eres parte de esta revolución que tiene lugar”.

“En Latinoamérica tienen estas divisiones muy rígidas entre izquierda y derecha, y son muy ideológicas. Yo le digo a la gente que no cree en el gobierno, y solo cree en el mercado, no puedes tener un buen mercado, si no tienes buen gobierno. Si no tienes un buen sistema de educación pública, no tendrás un buen mercado; si no tienes Estado de derecho, no tendrás un buen mercado (...) así que ley, transparencia, rendición de cuentas, buena gobernanza, una fuerte base de impuestos, infraestructura, inversión en escuelas hacen un buen mercado, son buenas para los negocios”.

“No hay igualdad perfecta, nadie está argumentando que alguien que es flojo tenga lo mismo que alguien que trabajó duro, hay personas que son talentosos de forma natural y van a tener éxito. No creo que nadie pueda argumentar que Bill Gates no es exitoso, creó todas estas computadoras que usamos en nuestra vida diaria, debe ser recompensado. El tema no es igualdad perfecta, el tema es que aquellos que somos exitosos estemos dispuestos a dar de vuelta suficiente para proveer una tierra de oportunidades para aquellos que vienen atrás de nosotros.

“Y que no estemos dispuesto a hacer eso, creo que es una falla en nuestro sistema de educación, porque no estamos enseñando a nuestros chicos lo que es importante.(...) No es el dinero lo que me hace feliz, pero nos enseñamos que la medida de nuestro éxito es que entre más tengamos mejores debemos ser, y creo que esa forma de pensar es una de las razones en EU, Brasil y muchas partes del mundo no estamos creando sociedades más igualitarias. No necesitamos más cosas, la gente más rica del mundo no puede gastar todo el dinero que tiene, yo no puedo gastar todo el dinero que tengo; nos han enseñado que ese es el valor de nosotros mismo, y tenemos que rediseñar nuestras mentes para decir que somos mejores cuando somos capaces de ayudar a otros, hay una revolución de valores que tiene que ocurrir”.