¿Qué conviene más: construir o comprar una casa? Esta guía te explica los 'pros' y 'contras'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué conviene más: construir o comprar una casa? Esta guía te explica los 'pros' y 'contras'

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Qué conviene más: construir o comprar una casa? Esta guía te explica los 'pros' y 'contras'

bulletTanto comprar una casa como adquirir un terreno y construir un inmueble son acciones que traerán diferentes consecuencias para cada inversionista.

bulletToma en cuenta la siguiente información para poder decidir qué tipo de transacción inmobiliaria te conviene más.

Por VIVANUNCIOS
20/03/2020
Estos dos tipos de acciones inmobiliarias tienen características diferentes que pueden beneficiar o afectar a los inversionistas.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando una persona se encuentra con la posibilidad de adquirir un patrimonio, es común que le surjan dudas acerca de las formas más eficientes de invertir sus recursos.

Debido a esto, contar con la información necesaria que aclare los beneficios y desventajas relacionados con construir o comprar una casa es de suma importancia para tomar la decisión financiera indicada.

Es por eso que tomar en cuenta esta comparación que nos ha compartido Vivanuncios, el portal inmobiliario de eBay, ayudará a los inversionistas a saber si les conviene tomar una u otra decisión para que les brinde distintos beneficios de acuerdo a sus necesidades.

Una persona que tiene la oportunidad de construir una casa debe tomar en cuenta la principal ventaja que este proceso otorga: libertad de decisión.

Por ejemplo, al realizar el presupuesto inicial, el inversionista puede cotizar distintos tipos de materiales, acabados o mano de obra, y elegir el que mejor se adapte a las expectativas de calidad y precio que tenga en mente.

También puede involucrarse en el proceso de diseño al hacer una propuesta a su medida y elegir el tipo de vivienda a su gusto, añadiendo o quitando habitaciones dependiendo del uso que desee darles.

En caso de que los recursos sean limitados, la construcción se puede pausar y continuar el proyecto al ritmo del dueño; construir desde cero evita problemas de vicios ocultos o problemas legales anteriores y, en caso de ser necesario, la vivienda puede venderse como un inmueble nuevo y recuperar la inversión realizada.

Por otro lado debe destacarse que, si un inversionista decide comprar una casa en lugar de construirla, la vivienda le será entregada inmediatamente. En caso de ser una construcción nueva, también gozará de instalaciones sin detalles o vicios ocultos; en el futuro podrá ser remodelada al gusto del dueño, quien podrá añadir o quitar elementos de su construcción y adaptar los espacios para, por ejemplo, emprender un negocio o arrendar el inmueble para que la renta financie la hipoteca.

Aquellos que compran una casa por medio de un crédito hipotecario tienen la opción de planear sus pagos mensuales y negociarlos en caso de ser necesario. También, teniendo ese gasto fijo en mente, pueden planear eficientemente su economía personal y diaria.

En caso de que un trabajador pierda su trabajo o tenga dificultades para pagar su hipoteca, las instituciones financieras pueden otorgarles facilidades para pagar, extender su tiempo de pago, darles prórrogas y negociar el total de su deuda; así mismo, para acelerar los procesos, la vivienda puede pagarse de contado o en plazos menores de aproximadamente cinco años.

Pueden existir retrasos en cuanto a la mano de obra o disponibilidad de los materiales, ya que estas son variables que no dependen directamente del constructor o del propietario.
Pueden existir retrasos en cuanto a la mano de obra o disponibilidad de los materiales, ya que estas son variables que no dependen directamente del constructor o del propietario. Fuente: Shutterstock

En cuanto a las desventajas de construir una casa desde cero, cabe mencionar que, al ser un proyecto en desarrollo, no se puede habitar inmediatamente; inclusive la construcción puede tardar desde meses hasta años.

De la misma forma, pueden existir retrasos en cuanto a la mano de obra o disponibilidad de los materiales, ya que estas son variables que no dependen directamente del constructor o del propietario.

Además de los tiempos, financieramente pueden ocurrir desbalances en el presupuesto inicial, ya sea porque los costos de los insumos cambiaron; porque se hizo un mal trabajo y debe repararse; o porque el tiempo estimado de construcción se alarga debido a factores externos, ya sean condiciones climatológicas, económicas o personales.

Los planos arquitectónicos también son factores que pueden retrasar la construcción de una casa. Esto es porque deben ser revisados cuidadosamente para pedir los permisos de construcción necesarios, así como para detectar cualquier tipo de problema futuro en el diseño.

Comprar una casa representa un gasto fuerte para familias que no cuentan con ingresos constantes. Sus precios generalmente elevados y provocan que los tiempos de pago de una hipoteca puedan durar hasta 30 años.

Mientras que al construir una vivienda una persona puede tomarse su tiempo, los pagos mensuales de una vivienda deben realizarse forzosamente todos los meses y, a pesar de que existen medidas para aminorar el peso de las cuotas, una vez que una persona adquiere una deuda tan importante como la de un crédito hipotecario, es muy difícil que pueda librarse de ella sin sufrir consecuencias financieras o personales.

Asimismo, las casas son bienes que aumentan su valor y precio con cada año que pasa, por lo que, quienes desean adquirir una vivienda, pueden encontrarse constantemente teniendo que ahorrar sin poder alcanzar completamente el monto requerido para pagar un enganche o para pagar el inmueble mes con mes.

También deben asegurarse de no tener una mala reputación en el buró de crédito, por lo que, si alguna vez fallaron con el cumplimiento de distintas obligaciones crediticias, sus planes de adquirir un patrimonio pueden verse truncados.

En conclusión, estos dos tipos de acciones inmobiliarias tienen características diferentes que pueden beneficiar o afectar a los inversionistas, por lo que para tomar una buena decisión acerca de si conviene construir o comprar una casa, es recomendado tomar en cuenta tanto el presupuesto como los tiempos en los que se desea hacer uso de la propiedad, así como el objetivo de la inversión.