Hospital privado de Guerrero cerró instalaciones para evitar agresiones a médicos por tratar casos de COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hospital privado de Guerrero cerró instalaciones para evitar agresiones a médicos por tratar casos de COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hospital privado de Guerrero cerró instalaciones para evitar agresiones a médicos por tratar casos de COVID-19

bulletAutoridades del hospital informaron que llegaron a un acuerdo con el personal para que ajustar salarios y no se queden sin sustento mientras pasa la pandemia y regresan a labores normales.

Rosario García
04/05/2020
coronavirus México
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Chilpancingo, Gro.- Un hospital privado de Ciudad Altamirano cerró sus instalaciones para evitar que su personal sea agredido por familiares de pacientes que mueren por COVID-19 que lleguen a ese nosocomio, ya que ahora se acusa a los médicos y enfermeras de provocarles la muerte, “nos tratan como asesinos”, reprochan.

En redes sociales, los directivos del hospital “Las Américas”, ubicado en Ciudad Altamirano, cabecera de Pungarabato, en la Tierra Caliente de Guerrero, señalaron que “hay personas que han participado en fiestas clandestinas y para ellos la pandemia es un circo, pero cuando sufren complicaciones graves nos acusan de matarlos”.

Directivos, médicos y enfermeras de ese hospital particular lamentaron que las agresiones al personal médico continúen incluso en el transporte público, a pesar de que en todos los medios de comunicación hay mensajes claros sobre las consecuencias de no cuidar de su salud y no hacer caso al llamado de quedarse en casa.

El neurocirujano Isidro Juan Carachure, director y representante legal del hospital, refirió que dos integrantes de su plantilla laboral han sufrido agresiones e insultos y se cerrará el nosocomio para evitar mayores consecuencias.

También informó que llegaron a un acuerdo con el personal para ajustar salarios y no se queden sin sustento mientras pasa la pandemia y regresan a labores normales.

“Al enfrentar las consecuencias de los descuidos acusan al personal de inyectar sustancias prohibidas y matar a sus seres queridos”, dijo el galeno al hacer referencia a las protestas de familiares en hospitales del Estado de México.

En una carta dirigida al público en general y publicada en redes sociales, los directivos informaron: “Les comunicamos que después de analizar la situación que estamos viviendo y ver que muchas personas toman la pandemia como un circo y cuando llevan a su paciente con dificultad respiratoria y que puede morir en cuestión de horas por un paro respiratorio, después los familiares dicen que el médico les inyectó algo para matarlo, sabiendo que su familiar antes de ingresar al hospital se dio la gran vida sin ninguna protección, haciendo fiestas clandestinas sin importar lo que estamos viviendo”.

Por esa razón decidieron cerrar el hospital privado Las Américas de Ciudad Altamirano, como medida precautoria, ya que la mayoría de los médicos laboran en hospitales públicos y es doble el contacto cercano con pacientes portadores de COVID-19, principalmente asintomáticos.

También envía un mensaje a los familiares de pacientes de COVID-19: “A todos los médicos nos forman con un sólo ideal; salvar vidas, jamás practicar la eutanasia. La humildad y la sensibilidad humanitaria es parte de nuestra formación, pero estamos en el clímax de la ignorancia y nos tratan como asesinos”.

Por lo tanto, señalan que tomaron la determinación de cerrar para evitar agresiones a su personal, y anuncian que reabrirán una vez superada la pandemia y que las autoridades sanitarias nacionales y del estado declaren que hay condiciones para retomar las operaciones de manera normal.

También solicitaron a los pacientes que tenían agendadas citas se comuniquen con su médico tratante y se les pueda orientar de manera virtual.

La clínica particular dejará de prestar de manera temporal servicios especializados en pediatría, ginecología, radiología, medicina interna, gastroenterología, neurología y otras como especialidades como psiquiatría, nutrición, oftalmología y psicología que prestaba los fines de semana.