Food and Drink

Mala noticia, amantes del vino: Una copa puede contener el doble de azúcar que una dona glaseada

¿En realidad una dona glaseada puede ser más sana que una copa de vino? Un estudio sugiere que sí... Cuando de azúcar se trata.

Dos copas de vino contienen suficiente azúcar para cumplir con el nivel máximo de ingesta diaria recomendada, incluso podría tener más que una dona glaseada, de acuerdo a un nuevo estudio de Alcohol Health Alliance UK.

El informe encontró que algunas botellas de vino contienen hasta 59 gramos de azúcar por botella.

Una botella estándar de vino contiene 750 mililitros, lo que equivale a tres copas grandes de vino. Esto significa que, en algunos casos, una sola copa grande de vino puede contener poco menos de 20 gramos de azúcar, casi el doble del contenido de azúcar de una dona glaseada. Entonces, cuando se trata de bebidas alcohólicas, ¿cuánta azúcar contienen?

El consumo de bebidas azucaradas se ha relacionado con un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad, y de afecciones asociadas, como la diabetes tipo 2. La mayor parte de la investigación sobre las bebidas azucaradas se ha centrado en los refrescos. Sin embargo, el alcohol es calorífico en sí mismo.

Los datos son aterradores. El alcohol ocupa el segundo lugar después de las grasas en términos de su contenido calórico por gramo. Además de este contenido calórico potencialmente significativo, se encuentra el azúcar que contienen muchas bebidas alcohólicas. Esto incluye los almidones y azúcares no fermentados que se encuentran en las cervezas y los vinos, o los azúcares agregados a algunas bebidas, como cócteles o mezcladores, para agregar sabor. Por lo tanto, no sorprende que el consumo de alcohol se haya asociado con el aumento de peso .

Niveles de azúcar en cócteles

Algunos de los cócteles prefabricados que se venden en lata contienen la asombrosa cantidad de 49 gramos de azúcar por porción. Oros cócteles más tradicionales también les va mal cuando se examina el contenido de azúcar, por ejemplo, un cóctel de frutas de verano puede contener más de 25 g de azúcar por porción. Esta cifra podría ser mayor en casa, dependiendo de quién haga la bebida y de lo que se considere una ración.

Tomar varios de estos cócteles no solo te hará feliz, sino que también te proporcionarán más azúcar que comer varias barras de chocolate.


El contenido de azúcar del vino puede variar drásticamente, y los vinos aparentemente más sanos con alcohol de menor graduación suelen tener más azúcar y, por lo tanto, no necesariamente son más sanos. Por lo general, los vinos secos o tintos suelen tener niveles más bajos de azúcar .

Para los que disfrutamos de las cervezas y las sidras, estas bebidas pueden contener incluso más azúcar por ración que el vino. Una pinta de sidra, por ejemplo, contiene más de 25g de azúcar... Incluso hay algunas sidras contienen 46g de azúcar por porción.

Debido a que los licores como la ginebra, el vodka, el whisky y el ron son altamente destilados, su contenido de azúcar debe ser insignificante. Sin mezcladores, estas bebidas son claramente las más saludables en términos de contenido de azúcar y calorías. Sin embargo, los mezcladores con los que vienen pueden endulzarse con azúcar, por lo que si desea evitar el azúcar, servirte un ginebra puro o con hielo es la mejor manera de avanzar.

Mejor etiquetado

Está claro que se puede hacer más para alertar a las personas sobre el contenido de azúcar de las bebidas alcohólicas. El primer paso sería exigir que los productores de alcohol etiqueten con precisión sus productos, no solo con el contenido de alcohol por volumen, sino también con el contenido de azúcar y calorías, para que los consumidores puedan tomar decisiones informadas.

Las personas también deben ser conscientes de los riesgos menos obvios que plantea el consumo de alcohol, incluido el contenido de azúcar, y tener esto en cuenta al elegir su bebida, especialmente si están tratando de perder peso.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

**Los autores de este artículo son: Trish Greenhalgh, catedrático de Ciencias de la Salud en Atención Primari de la Universidad de Oxford; Jose-Luis Jimenez, Profesor distinguido en Química de la Universidad de Colorado en Boulder; Shelly Miller, profesora de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Colorado en Boulder, y Zhe Peng, científico de investigación de la Universidad de Colorado en Boulder.

***Puedes leer aquí el artículo original.

”The