¿Por fin 'sale el sol' para las empresas en Brasil?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por fin 'sale el sol' para las empresas en Brasil?

COMPARTIR

···

¿Por fin 'sale el sol' para las empresas en Brasil?

El soleado panorama ha sido reforzado por informes de saludables ganancias en numerosos sectores.

Financial Times / Bryan Harris y Carolina Unzelte
12/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Ilustración: Ismael Angeles.

Cuando Manoel Baião discute el clima de negocios en Brasil, el director ejecutivo se expresa usando coloridas metáforas meteorológicas: la mayor economía de Latinoamérica ha sido azotada por tormentas durante años, él dijo, pero las negras nubes están por fin, pero gradualmente, comenzando a despejarse.

“Los últimos dos años han representado un período de espera pero, actualmente, tanto los empresarios brasileños como la comunidad empresarial internacional sienten un gran deseo de que esto funcione”, comentó Baião, quien encabeza Neolink International, un grupo de desarrollo empresarial.

Los comentarios del ejecutivo reflejan un “cauteloso optimismo” que ha tomado fuerza en los círculos empresariales brasileños desde la elección del presidente Jair Bolsonaro en octubre y desde el nombramiento de Paulo Guedes, un fuerte defensor del libre mercado, como ministro de economía.

A pesar de los formidables obstáculos, incluyendo los intentos de lograr la aprobación de un vital proyecto de ley de reforma de las pensiones en el Congreso, diversas empresas silenciosamente confían en que Brasil está listo para un repunte después de años de lento crecimiento tras la peor recesión en la historia de la nación.

“Venimos de un pasado reciente muy difícil con la recesión y las diversas investigaciones de corrupción”, comentó Marianna Waltz, la directora general para corporaciones latinoamericanas en Moody’s, refiriéndose a la investigación “Lava Jato” que implicó a vastos segmentos de la clase corporativa del país.

“Realmente parece que tenemos un ambiente más estable ahora. Vamos a ver crecer el país, independientemente de lo que suceda en la política, al menos durante los próximos dos años”, opinó Waltz, quien administra una cartera de las compañías más grandes de la nación, incluidas Petrobras y Embraer.

El soleado panorama ha sido reforzado por informes de saludables ganancias en numerosos sectores. El año pasado, las ganancias de las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de São Paulo alcanzaron los 177 mil millones de reales (45 mil millones de dólares), un 40 por ciento más que los 125 mil millones de reales del año anterior, según datos de Economatica.

“Con la recesión y con las investigaciones de corrupción, todas las compañías estaban bajo presión. Se vieron obligadas a ajustarse, a reducir la inversión de capital y los costos y a reorganizarse bajo una nueva situación de mercado. Por eso actualmente las compañías están muy bien posicionadas en términos de métricas crediticias, y estamos viendo una continua tendencia de desapalancamiento”, indicó Waltz.

“Creemos que las empresas se encuentran en una muy buena situación. Los inversionistas también lo están viendo así”, ella agregó.

Tal retórica ha sido respaldada por un impresionante repunte del mercado. El índice referencial Bovespa alcanzó un máximo histórico de 100 mil puntos el mes pasado.

Desde entonces, ha caído a cerca de 97 mil puntos conforme las disputas políticas entre Bolsonaro y el Congreso alimentan la preocupación de que la nueva administración no podrá aprobar una reforma de las pensiones, considerado como un factor crucial para reactivar la economía.

Una señal más cautelosa, sin embargo, ha sido la escasez de fusiones y adquisiciones. Según el número de acuerdos, 2019 ha registrado el inicio más lento de un año desde 2005, según Dealogic.