Y un día China decidió ya no ser el vertedero de basura de occidente... y todo cambió
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Y un día China decidió ya no ser el vertedero de basura de occidente... y todo cambió

COMPARTIR

···
menu-trigger

Y un día China decidió ya no ser el vertedero de basura de occidente... y todo cambió

bulletLa industria encontró nuevos hogares para los desechos bloqueados por China, pero muchos carecían de las instalaciones y habilidades para lidiar con la basura de manera responsable.

Financial Times /Izabella Kaminska
05/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El argumento a favor de la reubicación de la fabricación para acercarla a la demanda está creciendo, especialmente a medida que aumentan los riesgos de las pandemias mundiales, las anomalías climáticas y las tensiones geopolíticas. Los cierres de fábricas debido al coronavirus en centros de fabricación clave, como China o Corea del Sur, han expuesto cuán vulnerables son las cadenas de suministro mundiales.

Pero hay otra razón igualmente acertada para repensar la naturaleza de nuestras cadenas de suministro mundiales: la sostenibilidad.

Durante la mayor parte de este siglo, los bajos costos laborales y de la energía en China superaron a la competencia de los centros occidentales de reciclaje y procesamiento de papel. La externalización tenía aún más sentido, dado que los buques de contenedores entrantes que transportaban productos chinos estaban vacíos en los viajes de ida y, por lo tanto, estaban disponibles para transportar basura a bajo costo en sus viajes de regreso.

Sin embargo, hace dos años, China sorprendió al mundo cuando decidió que ya no quería ser un vertedero para la basura del mundo desarrollado.

Elevó el umbral de calidad para materiales aceptables a niveles imposiblemente altos de alcanzar para el Occidente. Para la industria del reciclaje, el movimiento equivalía al tipo de disrupción de la cadena de suministro que la mayoría de los otros sectores están experimentando actualmente.

Inicialmente, la industria utilizó formas creativas para encontrar nuevos hogares para los volúmenes bloqueados por China. Pero pronto se supo que muchos de ellos carecían de las instalaciones y habilidades para lidiar con la basura de manera responsable. Para reducir el daño ambiental causado por el procesamiento irresponsable, países como Malasia, Filipinas e Indonesia pronto siguieron el ejemplo de China y elevaron los estándares de calidad a niveles restrictivos. Desde entonces se ha ido acumulando un montón de basura de reciclaje.

En los últimos meses, la presión ha comenzado a impactar el mercado del papel reciclado. Los precios de la mezcla de papel y cartón colapsaron a fines del año pasado. Ahora son negativos, lo que significa que hay que pagarles a las fábricas de papel para que recojan la basura que habían pagado anteriormente.

En Australia, que dependía casi totalmente del procesamiento de residuos en China, el problema es tan grave que las autoridades locales han dejado de pedir que se clasifique el papel por completo. Simplemente no tiene sentido.

Mientras tanto, en los países que todavía tienen su propia capacidad de procesamiento de papel, como el Reino Unido, las fábricas dictan estándares cada vez más estrictos. Esto podría tener repercusiones en los gobiernos locales. Muchos están comprometidos con contratos de varios años para recolecciones mezcladas, lo que significa que no pueden mejorar fácilmente la calidad al obligar a los hogares a hacer más tareas de clasificación.

Pero incluso si eso sucediera, parece poco probable que una basura mejor clasificada pueda resolver el problema a largo plazo. Como me dijo un administrador de residuos de alto nivel, la antigua configuración globalizada de reciclaje representaba un círculo armonioso y virtuoso. Después de todo, la economía liderada por las exportaciones de China estaba inundando el Occidente con productos desechables baratos que estaban contribuyendo a nuestro creciente problema de desechos. Pero ya que era el centro mundial de fabricación, China también estaba mejor posicionada para hacer uso del material recuperado.

Invertir en clasificación y procesamiento doméstico está muy bien. Pero para que funcione, la verdadera solución radica en generar una demanda final de los materiales reprocesados a nivel nacional. Eso es difícil cuando la actividad de fabricación y empaque ocurren en el extranjero.

En ese frente hay esperanza. Las nuevas políticas de responsabilidad del productor, que se introducirán en los próximos años en el Reino Unido y la UE, trasladan la responsabilidad de la contaminación al fabricante. Esto podría estimular esa demanda y la relocalización del reciclaje.