Esto es lo que 'une' a AMLO, Bolsonaro y Macri en AL
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esto es lo que 'une' a AMLO, Bolsonaro y Macri en AL

COMPARTIR

···

Esto es lo que 'une' a AMLO, Bolsonaro y Macri en AL

La década de promesas de la región ha terminado en agitación, pero la esperanza permanece.

Por John Paul Rathbon
30/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Financial Times.Ismael Angeles.

El sábado, Andrés Manuel López Obrador, un nacionalista de izquierda, se convertirá en presidente de México. Las relaciones entre México y EU rara vez son fáciles, por lo que nadie se imagina cómo se enfrentará López Obrador al presidente Donald Trump, también un nacionalista.

Un mes después, Jair Bolsonaro, un nacionalista conservador, asumirá la presidencia de Brasil, y él busca revitalizar la mayor economía de Latinoamérica. Al igual que Trump, él ha convertido la lucha contra los avances económicos de China en una prioridad. Lo que eso significará para el comercio brasileño con su mayor socio comercial también una cuestión de conjeturas.

Los líderes de México y Brasil provienen de extremos opuestos del espectro político y, sin embargo, son parte de los cambios históricos que han afectado a Latinoamérica este año. Bajo una increíble alineación de calendarios políticos, dos de cada tres latinoamericanos tuvieron o eligieron nuevos presidentes en 2018. El próximo año promete ser igualmente tumultuoso.

Venezuela, bajo el régimen del presidente Nicolás Maduro, continúa sufriendo una profunda crisis económica y social. La vecina Colombia, bajo el presidente centroderechista Iván Duque, debe lidiar con sus consecuencias, con 5 mil personas huyendo de Venezuela todos los días.

Mauricio Macri, elegido en 2015 con el compromiso de hacer que Argentina fuera “normal”, mientras tanto luchará con las consecuencias políticas de la recesión, de la austeridad y del programa de rescate más grande que ha otorgado el Fondo Monetario Internacional (FMI). Para muchos, la nueva normalidad de Argentina se parece mucho a sus crisis del pasado. ¿Es probable que Macri todavía pueda ser reelecto para un segundo mandato en octubre, como lo esperan muchos miembros del G20?

¿Qué podría unir a estos cambios políticos aparentemente tan diferentes? Un factor común ha sido la ira de los ciudadanos hartos del amiguismo y de la corrupción. Bolsonaro y López Obrador hicieron de la lucha contra la corrupción un elemento central de sus campañas. Otros, como Macri y Duque, hicieron lo mismo.

Por otro lado, este movimiento anticorrupción pudiera fracasar. Eso probablemente conduciría a más frustración popular y más inestabilidad política. En México, la falta de claridad de López Obrador sobre el marco institucional de su campaña anticorrupción es motivo de preocupación.

La corrupción y la mala gobernanza han plagado a Latinoamérica durante mucho tiempo. Incluso comenzar a abordar estos problemas será un proceso difícil y tumultuoso.