Estilo

Y a todo esto, ¿cuándo se debe poner el árbol de Navidad?

No todo el mundo piensa lo mismo acerca de cuándo poner un árbol decorado para las fiestas decembrinas, y hay razones válidas detrás de cada tradición.

La Navidad tiene numerosas tradiciones, de las cuales quizás ninguna sea más popular que un árbol decorado durante diciembre. Ya sean reales o artificiales, vienen a darle alegría a muchas familias en el mundo. Pero ¿cómo se convirtieron los árboles en parte de esta festividad? ¿Qué día se debe poner?

La historia de los árboles de Navidad se remonta al uso simbólico de los árboles de hoja perenne en el antiguo Egipto y Roma, y continúa con la tradición alemana a la luz de las velas traídos por primera vez a Estados Unidos en el siglo XIX, de acuerdo con la Enciclopedia Británica.

Los vikingos celebraban el día 26 de diciembre el nacimiento de Frey, el dios del sol y de la lluvia y señor de la vegetación. Era muy venerado y su nacimiento simbolizaba para los nórdicos el triunfo de la luz sobre las tinieblas, por eso, cada año para conmemorarlo adornaban un árbol de hoja perenne al que llamaban Yggdrasil o árbol del Universo.

En el siglo VIII, un obispo inglés conocido como San Bonifacio viajó a Alemania a predicar la fe cristiana. Se encontró, después de un arduo trabajo de evangelización, que los alemanes seguían idolatrando este árbol pagano de Frey y Odin. Según la leyenda, preso de la desesperación y la rabia, el obispo agarró un hacha y lo derribó. Ya sea que esa historia sea cierta o no, los árboles de hoja perenne se convirtieron en parte de los ritos cristianos en Alemania.

¿Cuándo se pone el árbol de Navidad?

Por otra parte, no todo el mundo piensa o siente lo mismo acerca de cuándo poner un árbol de Navidad, y hay razones válidas detrás de cada tradición. Para los católicos, de acuerdo con la Enciclopedia Británica, la fecha exacta es el Día de la Inmaculada Concepción, es decir, el 8 de diciembre.

La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María es una creencia de la religión católica decretado en 1854 por el papa Pío IX, la cual sostiene que la virgen María, madre del niño Jesús, estuvo libre de todo pecado antes, durante y después del nacimiento de Jesús.

Otra tradición sostiene que el 1 de diciembre marca el comienzo de un nuevo mes y el inicio oficial de la temporada navideña. Según la Asociación Británica de Cultivadores de Árboles de Navidad, si eliges decorar un verdadero árbol de hoja perenne, esta también es una fecha ideal, ya que comprar uno antes lo dejará seco y sin brillo.


La fe cristiana honra la temporada de Adviento que comienza cuatro domingos antes de Navidad y termina en Nochebuena. Por esa razón, muchas familias optan por colocar su árbol al comienzo del adviento, que este año cae el 29 de noviembre.

Se cree también que la tradición del árbol de Navidad al interior de la casa comenzó en Alemania en el siglo XVII. En esa época, el árbol a menudo se llevaba adentro unos días antes de Navidad, o incluso en Nochebuena. Se creía que hacerlo antes traería mala suerte.

"Originalmente, el árbol de Navidad se colocaba en Nochebuena y se dejaba hasta la duodécima noche (6 de enero)", dijo a Good Housekeeping Chris Craig, cofundador de Christmas at Home UK. "Pero muy pocas familias siguen esta tradición ahora".

En la mayoría de los hogares mexicanos, el principal adorno navideño es el Nacimiento. Sin embargo, un árbol de Navidad decorado puede incorporarse al Nacimiento o instalarse en otro lugar de la casa. Como la compra de un pino natural representa un producto de lujo para la mayoría de las familias mexicanas, el arbolito típico es a menudo artificial.

En pocas palabras, coloquemos el árbol de Navidad cuando deseemos en los primeros días de diciembre. No hay un día perfecto para ponerlo porque, como hemos aprendido, es un evento muy personal. Las diferentes culturas, religiones y países celebran de manera diferente.

Si te gusta esperar, también está bien. Haz lo que te haga feliz y, lo que es más importante, ¡Feliz Navidad!