Sin las galas y eventos de primavera, organizaciones artísticas y culturales en NY están desesperadas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sin las galas y eventos de primavera, organizaciones artísticas y culturales en NY están desesperadas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sin las galas y eventos de primavera, organizaciones artísticas y culturales en NY están desesperadas

bulletLas cancelaciones por la pandemia de COVID-19 alcanzaron a eventos de todo tipo, entre ellos de la cultura y las artes. Talleres de teatro, de exposiciones y otras esperan pérdidas económicas y recortes de personal.

Bloomberg / James Tarmy
26/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El año pasado Tim Griffin, director ejecutivo y curador jefe de The Kitchen, un espacio de arte sin fines de lucro en Nueva York, decidió apartarse de la estructura normal de recaudación de fondos de su organización. En lugar de tener dos eventos benéficos al año para cubrir gran parte del presupuesto anual de aproximadamente 2.6 millones de dólares de la organización, una subasta en noviembre y una gala en abril, decidió concentrar toda su energía en uno solo.

"Sentimos que a los artistas les exigían demasiado y que había demasiadas subastas de arte benéficas", comentó. "Decidimos reemplazar esos ingresos poniendo más peso en la gala".

Ahora, sin embargo, el evento de primavera de The Kitchen, que se suponía que tendría lugar en abril y honraría a la cantante Debbie Harry y la artista Cindy Sherman, se retrasará por lo menos hasta septiembre. "Tan pronto como se termine la mitad de nuestro calendario fiscal, habrá un impacto descomunal en esta temporada", dijo Griffin. "No está realmente claro cómo dentro de este año fiscal vamos a recuperar eso en absoluto". Estimó que posponer la gala resultará en una pérdida de aproximadamente 500 mil dólares.

La organización de Griffin se ha unido a docenas de instituciones culturales en Nueva York que se han visto obligadas, con una velocidad vertiginosa, a considerar los efectos del nuevo coronavirus. No solo han tenido que cerrar sus puertas a los visitantes que pagan, un acto que en circunstancias normales afectaría sus finanzas ya frágiles, sino que también tienen que cancelar sus eventos de recaudación de fondos de primavera.

"El brote del COVID-19 tendrá un impacto financiero de largo alcance y larga duración en todas las organizaciones culturales", abundó Anne Pasternak, directora del Museo de Brooklyn. "(Sus) fuentes de ingresos —de admisiones, visitas grupales, eventos, alquileres y más— se han detenido esencialmente. El impacto en las contribuciones tampoco será bueno".

Las galas pueden sonar como algo frívolo para los observadores externos que ven fotos de fiestas de clientes riendo frente a platos de comida sin tocar, pero para las propias organizaciones, son absolutamente importantes. Y no solo por los fondos recaudados esa noche.

"Es nuestro mayor modo de recaudación de fondos del año, proporcionando cerca de siete cifras", puntualizó Gabriela Palmieri, asesora de arte independiente y miembro del consejo de administración de El Museo del Barrio, que canceló su gala de mayo. "No tenemos los cofres que tienen otras organizaciones sin fines de lucro. Esto es catastrófico".

El problema, continúa, no es solo el dinero que se pierde con la compra de la mesa. "Luego tienes que pujar por los objetos durante la subasta, y luego tienes promesas emocionales", comentó. “Quizás provienen de alguien que era un invitado en una mesa. Tal vez proviene de alguien que no ganó algo en una subasta pero que aún quiere dar. Esta es su oportunidad de decir que aquí hay otras decenas de miles de dólares ".

Algunas instituciones tienen fondos de emergencia incorporados. Griffin indicó que The Kitchen tiene efectivo disponible para continuar sus operaciones en el futuro próximo. Otros tienen juntas que trabajan para impulsar las finanzas de sus organizaciones. "Mi increíble junta ha aceptado cumplir sus promesas" para el Baile de Artistas, afirmó Pasternak. "Esto es lo que hace una junta saludable".

Pero no todas las instituciones son tan afortunadas, especialmente si programaron un evento para los últimos días de los meses de abril o mayo. "Tienes boletos o mesas que ya estaban comprometidas", apuntó Palmieri, "la gente compra o paga sus mesas con algunas semanas de anticipación". Algunas personas enviaron cheques en enero, continúa, “pero la mayoría paga en marzo o abril. Entonces, el hecho de que El Museo tomara la decisión de cancelar hace dos semanas significa que los participantes dicen: 'Está bien, compraré boletos, pero en octubre' o cada vez que reprogrames la fecha ".

De manera similar, se suponía que la gala de Performance Space New York sería el 9 de mayo y se proyectaba recaudar 350 mil dólares, que es el 17.5 por ciento del presupuesto anual de 2 millones de dólares de la organización. Antes de que los organizadores pudieran enviar invitaciones, retrasaron la gala indefinidamente.

"Tuvimos que hacer una reunión muy rápida con nuestro equipo de finanzas y tesoreros para realizar un presupuesto de contingencia", contó Jenny Schlenzka, directora artística ejecutiva de Performance Space. "Somos una organización pequeña, por lo que el flujo de caja siempre es una gran pregunta". El plan exige recortes de emergencia en programación, viajes, producción y comercialización.

"Recortamos nuestro presupuesto de manera extrema para poder seguir pagando a nuestro personal y seguir pagando a los artistas", explicó Schlenzka.

Antes de marzo, el Museo Tenement gastaba alrededor de 1 millón de dólares al mes en costos operativos. Alrededor del 75 por ciento de su presupuesto de 11.5 millones de dólares para cubrir estos costos fue provisto por la venta de boletos y su tienda de regalos. Las contribuciones filantrópicas constituyeron los 3 millones restantes, de los cuales "el elemento más importante es el evento benéfico de primavera del museo, que tiene una red de más de 700 mil dólares y se recauda más de 1 millón", destacó Morris Vogel, presidente del museo.

Ahora el evento está cancelado y los ingresos obtenidos han pasado de más de 700 mil dólares al mes a cero.

"Este es un horror absoluto para nosotros", aseguró Vogel. “Parecíamos bastante fuertes, porque estábamos generando gran parte de nuestros costos operativos a través de nuestros programas. Ahora nos vemos extraordinariamente vulnerables. No tenemos ni una donación. No tenemos miles de millones de dólares en reservas".

Como resultado, el museo ha recortado su presupuesto operativo, despidiendo a más de 70 trabajadores independientes, despidiendo a 13 miembros de su personal a tiempo completo y haciendo que gran parte de sus empleados restantes ingresen cada dos semanas hasta junio. "Hemos reducido radicalmente los gastos", indicó Vogel. "Tenemos la obligación de mantener en funcionamiento este lugar".

El Museo Tenement no es el único que se prepara para grandes pérdidas.

La compañía de teatro fuera de Broadway, Soho Rep, se vio obligada a cancelar su recaudación de fondos de primavera, que recauda alrededor de 250 mil dólares, una octava parte de su presupuesto general. Ya tiene aproximadamente la mitad de ese número en efectivo comprometido, pero aún es "bastante devastador", contó la directora ejecutiva del teatro, Cynthia Flowers. "También hemos perdido la venta de entradas y los ingresos subregionales".

A medida que continúa la prohibición de grandes reuniones, Flowers agregó: "No creo que haya un teatro sin fines de lucro en esta ciudad que no esté preocupado por la existencia (a largo plazo) de su organización".

Incluso las instituciones que están bien financieramente están proyectando recortes importantes. Después de anunciar que permanecerá cerrado hasta julio y cancelar la Costume Institute Gala, repleta de estrellas, de 15 millones de dólares, junto con una serie de otros eventos para recaudar fondos, el Museo Metropolitano de Arte (Met en inglés) anunció que esperaba pérdidas de hasta 100 millones de dólares, con despidos "probablemente inevitables".

"La gala del Met genera grandes cantidades de dinero", explicó Daniel Weiss, presidente y director ejecutivo del museo. "Pero otras colectivamente generan otros 5 a 10 millones de dólares. Estamos hablando de recursos sustanciales".

Las cancelaciones se producen cuando el Met está sitiado en todos sus frentes, declaró Kenneth Weine, vicepresidente de asuntos externos del museo. "Una de las cosas sorprendentes sobre el Met es la diversidad de nuestras fuentes de ingresos", dijo. "Tenemos una recaudación de fondos muy fuerte tanto de eventos como de donantes individuales, más ventas minoristas, más restaurantes, más admisión, más apoyo de la ciudad. Esta es una crisis que afecta a cada una de esas plataformas simultáneamente".

Cardi B en la gala del MET en 2019.
Cardi B en la gala del MET en 2019.Bloomberg

Griffin, quien afirmó que The Kitchen ahora "obviamente tiene un enorme agujero para 2020" en su presupuesto, planea llenarlo con pequeños eventos de recaudación de fondos en fideicomisarias cuando terminen las órdenes de aislamiento social y solicitando donaciones de grandes fundaciones.

"Nos estamos poniendo en contacto con las bases que nos ayudaron durante el huracán Sandy, cuando nuestro teatro se inundó con tres o más pies de agua. Esto es de otro orden", manifestó.

Actualmente, un consorcio de fundaciones que incluyen a la Fundación Ford, la Fundación Andrew W. Mellon y Bloomberg Philanthropies ha creado un Fondo de Respuesta e Impacto de 75 millones de dólares para apoyar a organizaciones sin fines de lucro pequeñas y medianas en Nueva York.

(Bloomberg Philanthropies fue fundada por Michael Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP, la compañía matriz de Bloomberg News).

La contribución de la Fundación Mellon irá directamente a las organizaciones artísticas. "En la Fundación Mellon reconocemos el poder único de las artes y las humanidades para cultivar la esperanza en medio de los desafíos y la incertidumbre", expresó la presidenta de la Fundación Mellon, Elizabeth Alexander, en un comunicado.

"A medida que los artistas y las instituciones culturales se adaptan a las nuevas realidades fiscales, llamamos a los financiadores, las empresas y las personas a unirse a nosotros para apoyar las artes y la fuerza, la inspiración y la perspectiva que aportan, en la ciudad de Nueva York y sus alrededores, en el mundo", escribió.

El verdadero problema, consideró Griffin, es que los cierres relacionados con la pandemia han exacerbado la inestabilidad existente en el mundo de las organizaciones culturales sin fines de lucro.

"Durante la última década y más, hemos visto crecer la precariedad de las organizaciones pequeñas", reflexionó. "Hay toda una economía en la cultura que ha estado claramente a punto de desaparecer. Uno solo puede esperar que esta no sea la ola que realmente hace que ocurra esa desaparición ".