Estados

Policías de Tecalitlán, Jalisco, irán a juicio este mes por desaparición de comerciantes italianos

El plagio de Raffaele Russo, Antonio Russo y Vincenzo Cimmino causó conmoción internacional, al grado de que intervinieron autoridades italianas y representantes de la ONU.

El Poder Judicial de Jalisco determinó que el 22 de febrero se realizará el juicio de los policías municipales de Tecalitlán por la desaparición forzada de tres comerciantes italianos, bajo órdenes de un líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El caso causó conmoción internacional, al grado de que intervinieron autoridades italianas y representantes de la ONU.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, el plagio de los empresarios se registró cerca de la gasolinera a la entrada de Tecalitlán, y fueron entregados en la carretera de Jilotlán de los Dolores. Se confirmó que los comerciantes italianos nunca estuvieron detenidos en la cárcel municipal.


Por la desaparición de Raffaele Russo, Antonio Russo y Vincenzo Cimmino, se detuvo a los agentes Emilio "N", Salomón "N", y Lidia "N", además de Fernando "N", quién murió estando en presidio; están a disposición del juez sexto de distrito con sede en Ciudad Guzmán por el cargo de desaparición forzada, y podrían obtener una pena de 40 a 60 años de prisión.

Los policías municipales aseguraron haber recibido la orden de un líder del CJNG, a quién se identificó solo con el apodo Don Ángel, quien resultó ser José Guadalupe Rodríguez Castillo, alias El 15, o Don Lupe, quien pagó mil pesos a los elementos policiales, alrededor de 43 euros, por asegurar a los comerciantes, y entregárselos el 31 de enero de 2018 en Tecalitlán.

Al momento permanece prófugo el comisario, Hugo Enrique Martínez Muñiz, desde el momento en que fue intervenida su policía el 20 de febrero de 2019.

Según la carpeta de investigación 364/2020 de la Fiscalía de Jalisco, a finales de julio de 2018, Don Lupe fue detenido en Zapopan por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, y negó su participación en la detención de los italianos, solo se le vinculó a proceso por portación de armas de fuego y en mayo de 2019 fue liberado por un juez federal.


Las autoridades federales cuentan con pruebas como conversaciones extraídas de algunos teléfonos celulares de presuntos delincuentes, en las que se atribuye a Rodríguez Castillo la autoría de la desaparición forzada de los comerciantes, además de las huellas dactilares encontradas en una de las camionetas que estos últimos tripulaban, y que fue localizada abandonada en Michoacán.

Tras su liberación, Don Lupe continuó con su actividad delictiva, hasta el 28 agosto de 2020, cuando participó en un enfrentamiento en Pihuamo, una localidad en los límites de Jalisco y Michoacán, donde fue herido por la detonación de una granada que le causó lesiones, y falleció mientras era atendido en un hospital de Ciudad Guzmán.

Según expedientes judiciales, sus allegados lo sacaron en una bolsa plástica y lo trasladaron a una finca en Tuxpan, donde se le expidió un certificado de defunción.