Estados

Gobiernos de la alianza Noreste-Pacífico se suman a controversia interpuesta por Jalisco ante SCJN

Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Durango, Michoacán, Colima y Guanajuato quieren invalidar el Acuerdo emitido por la Sener, que limita las fuentes de energías renovables.

MONTERREY, Nuevo León.- Los ocho gobernadores que conforman la alianza Noreste-Pacífico se sumarán a la controversia constitucional interpuesta previamente por Jalisco ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para que invalide el Acuerdo emitido por la Secretaría de Energía, que limita las fuentes de energías renovables, aumentando el costo de operación de centrales de energía eólica y solar.

Durante la reunión interestatal COVID-19 realizada en Monterrey, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, anunció que a esta acción se sumarán Nuevo León, Coahuila, Durango, Michoacán, Colima, Guanajuato, en tanto que Jalisco ya lo hizo en días pasados.

Además, acordaron presentar iniciativas a los Congresos locales para proponer un impuesto a empresas generadoras de energía que usan combustóleo, iniciativa que ya analizan diputados de Jalisco y Tamaulipas.

"Hemos hecho el compromiso de impulsar todos aquellos proyectos que generen riqueza, desarrollo económico y generación de empleo, pero que a la vez nos permita ser más competitivos y tiene que ver con las energías limpias, renovables".

Los cambios en las políticas del gobierno central, señaló, limitan la llegada de inversiones y ponen en riesgo las actuales, por lo que más estados se sumarán a interponer controversias.

Informó que tanto Jalisco como Tamaulipas, han presentado iniciativas a los Congresos locales para proponer un impuesto a empresas generadoras de energía que usan combustóleo.

"Estamos poniendo a consideración de nuestros Congresos, en esta caso, Jalisco y Tamaulipas, y nos dan a conocer que harán lo propio los estados presentes", señalando que en cualquier parte del mundo donde se impulsa el desarrollo, las empresas que contaminan, pagan. "México no puede, ni debe ser la excepción".

Explicó que lo recaudado del impuesto, dirigido a Pemex, CFE y las empresas proveedoras de esta, "servirá para incentivar la generación de energías limpias y cuidar el medio ambiente" ya que, dijo, "es un reclamo de las nuevas generaciones para dejar de contaminar".

Explicó que en los ocho estados que representan, hay 176 empresas proveedoras, además de Pemex, CFE, que utilizan combustóleo.

"Hay que tomar en cuenta que los estados aquí presentes, generan el 39 por ciento de la energía que se produce en el país, por lo que lamentó que el gobierno federal, dé la espalda a las energías limpias y busque regresar a la generación de energía a través de combustóleo.

También lee: