Estados

Caso María Fernanda: Fiscalía confirma muerte de joven desaparecida en Nuevo León

María Fernanda desapareció el domingo 3 de abril mientras viajaba en su automóvil en dirección a Apodaca.

La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León confirmó este sábado el hallazgo del cuerpo de María Fernanda, la joven desaparecida el pasado 3 de abril, en una casa que fue cateada en el municipio de Apodaca.

“Después de haber enterado a su familia sobre el resultado de las pruebas genéticas, estamos en condiciones de informar de manera oficial que María Fernanda Contreras Ruiz es la persona sin vida encontrada en el cateo realizado el 7 de abril. Descanse en paz”, comunicó la dependencia a través de su cuenta de Twitter.

El 4 de abril, familiares de la joven de 27 años de edad pidieron apoyo a la ciudadanía para encontrarla, pues perdieron contacto con ella desde un día antes, cuando se dirigía al municipio de Apodaca.

El 6 de abril, la camioneta en la que viajaba fue localizada por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, informó el vicefiscal del Ministerio Público estatal, Luis Enrique Orozco.

Luego de dar a conocer el hallazgo y ante los cuestionamientos por parte de la opinión pública hacia la Fiscalía, esta comentó que no era posible aclarar las interrogantes por los efectos negativos que esto podría tener en la investigación y en la detención de los responsables.

“Una vez concluida la investigación inicial y la imputación correspondiente, que deberá probar los hechos ocurridos en realidad, estaremos en condiciones de establecer la cronología y circunstancias de estos lamentables hechos”, agregó.

En cuanto a la información sobre otras mujeres desaparecidas en el estado, la Fiscalía indicó que siete personas femeninas están localizadas pero no se ha podido obtener el contacto personal porque no desean presentarse con sus familiares por diferencias que se investigan.

De otras dos desaparecidas no se tiene localización pero las investigaciones siguen en proceso, mientras que la ausencia de una más se debe a la probable comisión de un delito. “En todos los casos se mantiene contacto con las familias”, aclaró.