Espectáculos

Fiscalía: Disparo que mató a Octavio Ocaña provino de su propia arma

El arma presumiblemente se accionó cuando el actor perdió el control de su auto, según la Fiscalía mexiquense.

Peritos de la Fiscalía del Estado de México determinaron que el impacto de bala que le quitó la vida al actor Octavio Ocaña, provino del arma que portaba, y que presumiblemente accionó cuando perdió el control del vehículo en el que viajaba.

La dependencia informó que llevó a cabo diversos dictámenes periciales tras el fallecimiento de quien fuera conocido por interpretar el personaje de Benito en la serie mexicana de comedia “Vecinos”.

Detalló que el Ministerio Público llevó cabo entrevistas a los dos sujetos que viajaban con Octavio, de 22 años de edad, en particular con quien iba en el asiento del copiloto, quien dijo que habían estado consumiendo bebidas embriagantes, y cuando circulaban por calles de Cuautitlán Izcalli policías municipales les marcaron el alto, sin embargo Octavio Ocaña aceleró la marcha de la camioneta para evitar ser detenido. Esto provocó una persecución que se extendió hasta la autopista Chamapa-Lechería.

“Este sujeto declaró que en un momento de esta persecución el conductor sacó de la guantera de la camioneta un arma de fuego, la cual empuñó en la mano derecha, mientras conducía con la izquierda y mantenía su huida. Cabe señalar que durante esta persecución la camioneta se impactó con diversos vehículos”.

Los dictámenes periciales realizados por la Fiscalia estatal señalan la prueba pericial de balística practicada al arma de fuego que portaba el actor arrojó que ésta corresponde a un calibre .380, y tenía dos cartuchos útiles.

Asimismo, en la inspección a la camioneta fue localizado un casquillo percutido, el cual fue sometido a la prueba de balística que determinó que fue disparado por el arma de fuego calibre .380

“Estos indicios balísticos encontrados y analizados han permitido establecer que la bala por la cual perdió la vida Octavio N fue disparada por el arma de fuego calibre .380a corta distancia”.

El dictamen de mecánica de hechos refiere que durante su huida el conductor perdió el control, salió de la cinta asfáltica y se impactó sobre su parte delantera derecha; en este momento y a consecuencia de la dinámica de este percance el conductor presumiblemente accionó el arma de fuego que portaba en su mano derecha.

“El disparo del arma produjo en Octavio N una lesión con características de orificio de entrada ubicado en parietal derecho y orificio de salida en parietal izquierdo, en ángulo ascendente. De la trayectoria de la bala se desprende que ésta fue disparada desde el interior del vehículo y por la persona que la portaba”.

En su declaración ante el Ministerio Público, uno de los policías municipales que viajaban en la unidad oficial que realizaba la persecución, declaró que luego del impacto de bala él y su compañero se acercaron a la unidad y encontraron en el asiento del conductor a una persona con una lesión en la parte derecha de la cabeza, misma que se encontraba aún con vida y empuñaba un arma de fuego en la mano derecha; “por protocolo esta arma le fue retirada al conductor para posteriormente ponerla a disposición del Ministerio Público con la debida cadena de custodia.

“Los policías municipales que realizaban la persecución aseguraron a los otros dos sujetos que viajaban en la camioneta señalada y solicitaron el apoyo de cuerpos de emergencia para trasladar al lesionado a un hospital”.

La Fiscalia mexiquenses señaló que el dictamen de toxicología realizado a la persona fallecida determinó positivo a alcohol, con presencia de etanol por arriba del punto de corte (80mg/ml), con una concentración de 143/mg/dl; de igual manera, resultó con presencia de tetrahidrocannabinol por arriba del punto de corte (50ng/ml), la cual fue mayor a 100ng/ml.

“En la inspección realizada en la camioneta se encontraron tres latas de cerveza vacías, así como una botella de vidrio con etiqueta “José Cuervo Tradicional”, que también estaba vacía.

Finalmente, la Fiscalía local afirmó que los resultados de los dictámenes periciales, así como de los testimonios ante el Ministerio Público de los acompañantes del occiso y de los policías municipales que realizaron la persecución, se concluye que a consecuencia del impacto de la camioneta, accidentalmente Octavio N disparó a sí mismo el arma de fuego que tenía en la mano derecha, la bala le impactó en la cabeza y por esta lesión perdió la vida cuando era trasladado al hospital para recibir atención médica.