Entretenimiento

¿Qué es la dismorfia corporal, la enfermedad que padece Megan Fox?

La dismorfia corporal es un trastorno de salud mental que afecta la percepción sobre uno mismo.

Cuando escuchamos hablar de Megan Fox es inevitable pensar en una actriz de Hollywood hermosa y talentosa; sin embargo, hay ocasiones en que las personas tienen percepciones muy diferentes de sí mismas.

En una entrevista que dio recientemente a la Revista GQ en Gran Bretaña junto a su pareja, el cantante Machine Gun Kelly, hablaron acerca de sus trayectorias personales, así como de su historia de amor. En medio de la plática, la actriz acepta que padece Trastorno Dismórfico Corporal (TDC).

Cuando la persona que la entrevistó le comenta que es una mujer que podría intimidad a muchos hombres, entre risas y un tono más serio ella confiesa que “Podemos mirar a alguien y pensar: ‘Esa persona es tan hermosa. Su vida debe ser muy fácil’. Lo más probable es que no se sientan así sobre sí mismos“.


Existe un breve silencio en la charla y es cuando Megan dice abiertamente: “Sí, tengo dismorfia corporal. Tengo muchas inseguridades profundas”. ¿Lo imaginarías? A grandes rasgos, la dismorfia corporal es un trastorno de salud mental que afecta la percepción sobre uno mismo.

¿Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) o Dismorfia Corporal?

Según la ficha publicada en la página Mayo Clinic, “Es un trastorno de salud mental en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia, un defecto que parece menor o que no puede ser visto por los demás”.

Cuando se padece un TDC, es posible sentir vergüenza sobre uno mismo, e incluso la necesidad de aislarse socialmente para que la gente no te vea y tenga oportunidad de ‘hablar a tus espaldas’ sobre tu físico. También se experimenta la sensación de aprobación constante por parte de los demás; querer que nadie vea tus defectos.

Te enfocas intensamente en tu apariencia e imagen corporal, y revisas repetidamente el espejo, te aseas o buscas tranquilidad, algunas veces durante muchas horas al día. Tu defecto percibido y las conductas repetitivas te causan una angustia significativa y repercuten en tu capacidad para funcionar en tu vida diaria”, explican en Mayo Clinic.


Algunas de las ‘soluciones’ que encuentra la persona que padece dismorfia corporal es, u ocultar lo que ella considera un defecto, o someterse a alguna cirugía estética para ‘corregir’ ese defecto. Hay casos en los que con hacer esto, la persona se siente más tranquila consigo misma, pero con el paso del tiempo puede seguir ‘encontrándose defectos’ y buscar constantemente corregirlos.

Este trastorno, si no se controla, puede desencadenar otras enfermedades como ansiedad y depresión, así como conductas suicidas en el peor de los casos, por lo que es ideal detectarlo a tiempo y someterse a un tratamiento, que puede incluir terapia cognitivo-conductual y medicamentos.


Con información de Mayo Clinic.